El Paradigma RAIZ: ¿Quiénes somos?

Cuando nacemos, sencillamente nos dejamos programar. Vamos tomando, incorporando aquellos paradigmas que nos rodean tácitamente por imitación. Creemos saber, creemos escoger, pero en realidad estamos adoptando creencias sociales que damos por válidas pero que en ningún caso comprobamos.

Somos confiados y muy programables. Cuando los sistemas que nos rodean se han creado con un fin específico, que incluye nuestro control y manipulación, casi sin darnos cuenta, quedamos atrapados en una maraña de mentiras, unas arenas movedizas sobre las cuales construimos la casa de nuestra vida, pero que sin solidez, se tambalea y hace aguas.


Somos seres que pensamos y sentimos. Y por ese motivo, somos capaces de captar todos los indicios de que muchos paradigmas que se basan en falsas verdades, no son válidos.

Date cuenta de que el sistema de control nos impone y nos bombardea con creencias y teorías desequilibrantes que tienen como objetivo empequeñecernos, desempoderarnos, eliminar cualquier atisbo de esencia divina en nosotros y de esta manera alejarnos del paradigma raíz verdadero. El cientificismo, la teoría de la evolución de Darwin (supervivencia del más fuerte), el evolucionismo social (las clases), el relativismo moral (no se puede saber lo que está bien o está mal), el solipsismo (que deriva en una especie de idolatría al pequeño yo, al ego, solo se que existo yo), somos consecuencia del azar (pocas cosas son causales), somos una mota de polvo en la inmensidad del universo (no somos nada), la vida es hostil (estamos rodeados de enemigos y peligros todo el tiempo, incluso invisibles),…¿A donde te llevan estas creencias?¿Qué pensamientos y emociones te generan?¿Qué conductas conllevan?. Poco a poco iremos desvelando que son solo eso, creencias, teorías que no están demostradas, y por lo tanto no podemos decir que son verdad. De hecho, muchas de ellas, son mentira, como iremos mostrando en siguientes artículos.

En cambio, solo hace falta observar la Naturaleza, la Vida en acción,…¿tienen cabida esas teorías desempoderadoras? Atrévete a ver el mundo al revés de como te lo cuentan. ¡Te sorprenderás!

El paradigma raíz del cual deriva nuestra cosmovisión y cuelgan los restantes paradigmas y creencias, es el conjunto de creencias y patrones que dan respuesta a las siguientes preguntas esenciales ¿Quiénes somos?¿de dónde venimos? y ¿a dónde vamos?. En el fondo, podemos decir que en última instancia, es el paradigma raíz el que determina la mayoría de nuestros pensamientos y comportamientos.

¿Cuál es tu paradigma raíz?. Muchos hace tiempo que han desistido de dar respuesta a estas preguntas esenciales. En la era del entretenimiento (también espiritual), no tienen cabida.

¿Revisando el paradigma raíz?

Ha llegado el momento. Si estás aquí y ahora, acompáñanos a ello.

El primer paso es la decisión de tener presente. que algo en nuestro interior quiere tener voz y quiere comunicarse con nosotros, razón por la cual tenemos corazonadas, intuiciones, sensaciones de certeza de que nos avisan de que algo de ese mundo que nos rodea no está bien. Es decir, dar paso a nuestro Sentir.

A partir de ahí, el siguiente el paso es tener una mente completamente abierta. Cuando entendemos que aquellos pilares que supuestamente eran solidos, de los que se basa tu vida en realidad no son tanto, debes estar dispuesto a dejar caer ‘tu torre’ para comenzar de nuevo con cimientos que sean más adecuados para ti.

No es más que ser creativos: cuestionarte, observar opciones alternativas para aportar las mejores versiones posibles. Pero lo importante es partir siempre del Sentir equilibrado. No vale cualquier creación solo por el hecho de ser nueva (una nueva versión no implica una mejor versión), sino por como de cerca se encuentra en base a tu Sentir y la Verdad que rige nuestra existencia.

La premisa básica es saberse que somos parte importante de la creación. Sentir la conexión con la fuente divina. Romper el paradigma que solo somos un cuerpo físico que dependemos de la materia y tomar las riendas de la vida como ser espiritual encarnado. Cuando observamos, sentimos y comprendemos que somos más que un cuerpo, que nada es azaroso, que hay un sentido en nuestra existencia que conlleva una responsabilidad creadora, estaremos preparados para crear, para transformar nuestra realidad, nuestro mundo físico.

Por lo tanto, para recuperar el verdadero paradigma raíz de quienes somos, se trata de aceptar nuestro poder, se trata de no seguir siendo pasivos, autómatas. Tenemos las herramientas para poder desarrollar nuestro potencial, una vez comprendemos que somos agentes de creación, que estamos llenos de espíritu, y que debemos plasmarlo en nuestras acciones vitales, todo cambia y se mira desde otro ángulo.

Empezando por los grandes miedos, como el mismo miedo a la muerte, que va ligado a la comprensión de que somos más que algo material. Ello nos proporciona una liberación, un empuje sin límite, otra forma de Sentir y Vivir la Vida.

Cuando conectamos con el espíritu, con nuestro libre albedrío, con la armonía de la Vida, empezamos a «trabajar» en el camino de implementar el sentido en lo que hacemos.  Sentir la plenitud, una satisfacción que nos colma a cada paso. En línea con la Ley Natural. El «todo vale» ya no nos sirve. No manda el azar, no manda la materia. Dirige el espíritu, nuestra chispa divina en acción y lo hace confiado, alegre, con valentía, con esfuerzo, con entusiasmo, con inspiración, con responsabilidad, con amor cuidadoso y con la fuerza que proporciona el saber las reglas de lo que está bien, el buen rumbo, o está mal.

Cuando sabemos quienes somos, qué forma parte de mi, cuál es nuestro poder, nuestra misión, responsabilidad, nos va a ser más fácil saber hacia donde dirigirnos. ¿Quiénes somos?¿de dónde venimos? y ¿a dónde vamos?. ‘El cómo’ nos vendrá de forma natural y nos pondrá en buen rumbo.  Y entonces, solo entonces, disfrutarás de las consecuencias que la Ley Natural te aportará por la propia elección que harás de tus pasos coherentes con tu Sentir. Y por fin, el mundo que conformamos entre todos estará siendo co-creado de forma armoniosa y bella.

Así pues, párate, Siente tu voz interior, pero no la de tu cabecita, sino la del corazón, la de tu Sentir. La voz de tu cabecita parte de premisas equivocadas, basada de los falsos paradigmas programados. No vivas una vida contra-natura. Plantéate preguntas sobre como funciona tu mundo. Pregúntate cuantas falsas verdades son causa de las numerosas teorías paradigmáticas que rigen tu vida, es decir, cuantas ideas básicas tomas prestadas, das por hecho.

Pregúntate los porqués.

No tildes de loco, no juzgues a quién propone paradigmas, ideas de vida diferentes, si estos pudieran ser validos (por lo menos igual de validos que los que conoces).

Empieza de cero. Vacía la complicada mochila paradigmática ancestral y ves poco a poco llenándola desde la sencillez.
Valida con tu Sentir tus decisiones. Ten presente la Ley Natural. Busca el equilibrio. Cualquier desequilibrio o composición rocambolesca (complicada), te estará alejando de tu centro, de la Verdad.

A medida de que vayas quitando las carcasas de mentira, vas a ir desenmarañando la trama hacia la Verdad. Lo vas a Sentir en forma de paz, serenidad, alegría. Es una gran Dicha de vivir. Recuperar la chispa divina en acción. Comprender que todo está en constante transformación y que solo la chispa divina permanece, nos unifica cual hilo conductor, a nosotros mismos a lo que llamamos tiempo y a nosotros, contigo y con el Todo.

Disfruta de la experiencia de Vivir. Vive con Sentido. Vive desde el Sentir.

¡ALURA! La Magia de la Vida está en la Alegría del Corazón

A %d blogueros les gusta esto: