Quizás, una de las grandes creencias semilla que determinan nuestra manera de vivir la vida sea creer que en la vida todo tiene sentido o su creencia contraria, que nada tiene sentido. Es decir, creer que la vida es causal, que todo tiene una razón de ser, un propósito, o por el contrario creer que la vida es casual, todo ocurre por accidente, fruto del azar.

La elección de esta creencia semilla puede ser mucho más esencial y determinante que otras creencias que adoptamos, como por ejemplo la existencia de Dios o Dioses o en nada,  de entes espirituales, de otras Dimensiones, o en la oscuridad más absoluta o cualquier creencia metafísica que queramos adoptar. De hecho, muchas de estas pueden derivar, con matices diferentes, de la creencia semilla de que la vida pueda tener o no sentido.

Lo bueno de esta creencia semilla es que la podemos validar con la observación y el entendimiento que nos proporciona nuestro SENTIR.

Está en nuestra propia decisión adoptar la vertiente de esta creencia. ¿Todo en la vida tiene sentido para ti?¿O todo es fruto del azar?¿Que sensación te genera cada pregunta?

Es posible que esta pregunta esencial haya quedado arrinconada en tu vida, enterrada por la adopción de las respuestas secundarias tradicionales.

Quizás haya llegado el momento de intentar resolverla, y tomar una elección, y sobre todo ser coherente con ella. Puede suponer el inicio de un nuevo paradigma en tu vida. La visión que tenemos de la vida determina en gran manera como la vivimos.

En este artículo vamos a mostrar, desde nuestro punto de vista, que puede suponer la elección de una u otra creencia.


Tu gran elección

Siéntete. Párate. Retoma el Rumbo. Ábrete a la Vida.

Cuando te paras a sentir la esencia, aflora una conexión con “algo”. Tiene un color, una música, un algo especial. Eso es la vida, y subyace en ti, en mi, dentro de cada uno. Está sembrada y espera germinar y florecer. Respirar y fluir por los poros, en tus momentos. Es algo que se siente, forma parte de todos.

Todo en la vida tiene sentido.

¿Cómo te hace sentir esta sentencia?¿Te genera paz?¿Equilibrio?¿Alegría? o todo lo contrario ¿Te desequilibra?¿Te enoja?¿La rechazas?¿Te hace sentir miedo?

Si eres capaz de escucharlo, aceptarlo, acogerlo, regarlo, todo puede cambiar hacia un fluir más natural. El ritmo sigue su curso y te das cuenta que hay un sentido, un impulso que de manera acompasada avanza en el tiempo, en el espacio, en todos los sentidos y direcciones y paradigmas y universos.
Consigue subirte a ese barco de la vida que tiene un entusiasmo, un sentido.

Nada tiene sentido

¿Cómo te hace sentir esta sentencia?¿Te genera paz?¿Equilibrio?¿Alegría? o todo lo contrario ¿Te desequilibra?¿Te enoja?¿La rechazas?¿Te hace sentir miedo?

Si estás en el nada tiene sentido, si eliges seguir en ese paradigma de creencias que te coartan, que te limitan, que hieren, que te hacen sufrir, que te muestran vacío, a la deriva y sin control, no es viable el SENTIR. Párate, siéntete, retoma el rumbo. Huele la Vida y saboréala. Hay radica la magia. Depende de ti, hacer la elección más que el esfuerzo de abrirte al SENTIR. Todo se recoloca, hasta tu mismo en el contexto vital y renace el orden, el equilibrio, el movimiento fluido. Renace el color, la música, todos los sentidos. La belleza de una vida con sentido.

Huye del caos, del azar, del no decidir, del no elegir acorde a tu sentir. Toma las riendas, el control con libertad. Si te quedas en que nada tiene sentido cedes tu responsabilidad vital, tu parte creadora, ¿A quién?. No todo es lo mismo. Si no eliges acorde a tu fluir, no hay coherencia. Si no bailas con la vida a su son, y das tumbos, no vas a desarrollarte en plenitud, pues cuando uno comprende que todo tiene sentido no puedes dejar expresarte en máxima fluidez y querer aportar al mundo y a la vida tu vida plena, tu esencia única y por tanto preciosa y tan necesaria.

Si eliges quedarte en que nada tiene sentido, te varas en un cruce de camino y no contribuyes a la espiral evolutiva en toda su potencial.

Escucha a la Vida

Aprende a leer los mensajes, aprende a descifrar los enigmas de la vida, disfruta con ello. Cuando todo encaja, una dibuja sonrisas por el mundo. Las reparte y las contagia. Y nace la armonía, verdadero testimonio resultante de la sintonía vital.

El Mundo no es la Vida ¿Eres consciente de ello?¿Sabes lo que implica?¿Cómo libera?

No importa que mundo caótico nos envuelva, no hay ningún mundo caótico que te impida decidir conectar con el sentido de la vida que esta en esencia en tu propio sentir.

Quizás ya sabrás que el mundo no es la vida, y quizás te des cuenta que lo que no tiene sentido es el mundo que hemos creado. ¡No confundas el mundo con la vida! ¿O quizás crees lo contrario?

A %d blogueros les gusta esto: