La vida es nuestra aventura. Ese «atreverse a ver el mundo al revés» mucho tiene que ver con el descubrir, avanzar. Ese «atreverse» tiene mucho que ver con innovar, crear y osar cruzar la línea establecida (actuar de forma diferente).

Cruzar el espejo, como Alicia en el país de las maravillas, para retomar el espíritu que forma parte de nosotros. Que nos empuja a sentir con profundidad la vida, con la curiosidad de la mirada de un niño, siendo nosotros los verdaderos protagonistas. Es decir, los que marcamos el guión, analizamos las pistas que vamos descubriendo y sacamos nuestras conclusiones.

Esa pizca de incertidumbre, de ser conscientes de que no lo sabemos todo, pero vamos conociendo por la experiencia conectada al Sentir, todos y de cada unos de nuestros pasos, esa alegría que nos produce al ir descubriendo, es decir, quitando las capas que cubren el mundo y dándole realidad a partir de nosotros mismos.

Esa pizca de incertidumbre es la sal de la vida.

 

 

Ni siquiera se trata de plantearte por norma un mundo al revés, sino con una percepción diferente, sin saber la respuesta de antemano, aquella que se nos ha facilitado de como son las cosas. Es una expansión de la conciencia que deja de estar predeterminada y parte de nosotros mismos, con la autentificación de nuestro Sentir.

Sabemos que nuestro Sentir es nuestro guía y no nos falla.

Por mucho que se nos haya dicho que las cosas son, porque siempre ha sido así, de una determinada manera, si nos olvidamos de ello y miramos desde los ojos del Sentir, nos vamos a quedar realmente sorprendidos del mundo que nos rodea y sus parámetros (y vamos a querer plasmar el sentir en nuestro día a día para acercarnos a un mundo más armoniosos).
 

Mirar el mundo al revés.

 
Un buen ejercicio físico podría ser ponerte boca abajo, como ejemplo simbólico de como cambia todo cuando miramos diferente. Solo con este pequeño ejercicio ayudamos a fijar la atención en detalles que normalmente se nos pasan desapercibidos y vamos a ayudar a que se nos dispare la imaginación, lo cual acarrea que empecemos a contemplar otras ideas, pensamientos, dando otras posibilidades.
 

 
Las cosas realmente no parecen las mismas.

Otro ejercicio es asociar nombres con adjetivos o atributos con los cuales normalmente no van ligados. De ahí se pueden generar ideas llamativas o excéntricas, ideas que nos van a ayudar a abrirnos y abrir también nuestra percepción y abrir también nuestra acción creativa.

Pongamos como ejemplo un plato de cocina que le ponemos un ingrediente completamente nuevo, rompedor. ¿Qué resultado?¿Cómo te sientes?

¿Qué pasa cuando constantemente se nos ha inculcado una idea que según nuestro sentir no tiene ni pies ni cabeza? Esas falsas creencias que nos hacen movernos en un mundo de engaño realmente nos alejan del equilibrio, pues nos acarrean confusión y apagan el uso de nuestro Sentir como radar y guía en la vida.

No se trata de desmontar por las buenas nuestro mundo, sino de darle sentido.

Hoy simplemente te planteamos  que pienses, que sientas en tu corazón cinco sencillas cuestiones que forman parte  de las creencias y costumbres básicas de nuestra actual sociedad para que te las plantees al revés y a ver que surge.

Puedes empezar por aquellas que ya te chirrían, que chocan con tu Sentir, pero no necesariamente tiene que ser así.

Te proponemos algún ejemplo. ¿Te atreves a plantearte 😕

¿Qué pasaría si el planeta fuera cóncavo en vez de convexo?
¿En que cambiaría mi percepción del mundo si el planeta fuese una gran célula en la que estuviésemos mirando hacia el interior de nuestro universo?
 

 
Entra en el espejo, como Alicia, y a lo mejor te das cuenta de que celebrar cada día el no cumpleaños es en realidad mucho más cuerdo porque supone celebrar la vida cada día.

¿Te atreves a mirar el mundo a revés?¿Qué experimentas?¿Tiene sentido?
 

Encontrando el sentido a un mundo sin sentido

 
Si observas detenidamente, la vida es transparente, sencilla, bella, armoniosa, tiene sentido, no oculta nada, todo se muestra tal como es,…

En cambio, ¿en que Mundo vivimos?,…en un mundo sin sentido, donde es difícil entender el porqué de las cosas, en donde todo parece estar invertido, donde se oculta la verdad, donde se manipula, donde todo es complicado,…

Cuando te atreves a ver el mundo al revés, muchas cosas que no tienen sentido, cobran todo su entendimiento.
Si eres capaz de poner a prueba tu paradigma y llevar a otras perspectivas a tu mente, quizás un nuevo mundo se presente ante ti y la luz del entendimiento se integre en tu Ser. Intenta usar un paradigma 180º diferente al que tienes a ver que pasa.

¿Y si las «leyes del hombre» no fueran leyes (por definición no lo son), sino normas arbitrarias impuestas por intereses ajenos?

¿Y si una Persona legal no fuera un Ser Humano, y por lo tanto no tienes derechos humanos cuando actúas como una persona, pasando a ser propiedad del estado?…de hecho, lo haces cada día sin saberlo. Y esto es un hecho fácilmente comprobable: El Fraude del Nombre Legal.

¿Y si la llamada Democracia actual es en verdad un Gobierno Representativo, donde el poder reside en unos pocos, y no sobre el pueblo como todos creen?

¿Y si los virus y bacterias no fueran los causantes de las enfermedades, sino el resultado de ellas (que la teoría de la infección fuera un engaño)?¿Cómo impactaría en la visión del mundo que tienes?

¿Y si un agricultor en verdad es más esencial que un futbolista de élite?

¿Y si existiera una moral objetiva (Ley Natural) en vez de la moral relativa que nos quieren instaurar?

Y así multitud de cuestiones que pueden contemplarse en su versión opuesta y que ante esta nueva visión abre el entendimiento del porque de las cosas que están ocurriendo en este mundo.

Poco a poco, iremos respondiendo a estas preguntas dando nuestra visión en base a las investigaciones que hemos realizado.

¡Atrévete a ver el mundo al revés! Te divertirás, fomentarás tu creatividad, y quien sabe, quizás encuentres la verdad.

ALURA! La magia de la Vida está en la Alegría del Corazón.

A %d blogueros les gusta esto: