El alma quiere bañarse en experiencias, no en conocimiento. Por ello «la importancia de lo vivencial».

En la vida, la acción marca la diferencia.

Tu alma ha venido aquí a vivir, que no es otra cosa que jugar, sumergirte en este holograma que es la Vida y experimentar en este mundo físico, Sentir y reconocer toda la experiencia de los sentidos y el transformar vital de la vida y del mundo que creamos.

Tu alma no puede quedarse en la retaguardia, detrás del escenario, y teorizar sobre como podría ser o que podría significar cualquier cosa en nuestra vida.

Quedarse en la superficie no impregna el alma. No le enseña, la entretiene.

Solo cuando uno se da el máximo de uno mimo y se atreve a VIVIR, a experimentar, se conecta con la magnificencia de la Vida. 

Tu vida solo tiene un protagonista y ese eres tú. Tú eres guionista, director pero también actor.

actor

Si no, no hay película. La película es un fraude o si lo prefieres un bello proyecto jamás realizado en completitud hasta que no se lleva a la ¡ACCIÓN!, al rodaje. Entonces, podrás experimentar lo que que te cuesta, las tomas falsas, saber cual es tu mejor perfil o como a veces la mejor escena de la película de tu vida es la que se sale del guión establecido porque ha dejado paso a la improvisación de la mano de la imaginación creativa.

La Acción marca la diferencia entre teorizar e irte por las nubes, en una eterna búsqueda, con páginas enteras de conocimientos adquiridos de otros, que no te son propios todavía y vivir por ser finalmente capaz de sentir la vida desde el Sentir.

Para saber, evolucionar y avanzar hace falta reconocerse desde lo vivencial.

El verdadero conocimiento parte desde la puesta en acción y realización de nuestras vidas desde el propio saber para reconocerlo, entonces y solo entonces, tras la experiencia, como realmente propio (de esta realidad).

Da el paso a Sentir para Vivir y experimenta la vida, aprehende.

Empápate de vida y experiencias de plenitud.

No sirve de nada ser un procesador robotizado que acumula frases y saberes de otros que son solo las etiquetas de los botes. No sabrás lo que es la mermelada hasta que la pruebes, la saborees, la huelas, veas su hermoso color, imagines mil postres que vas a poder preparar con ello y luego escojas por cual comenzar.

mermelada

O incluso, seas la persona más feliz del mundo cuando confecciones tu propia mermelada, esa única que solo tu sabes  que fruta tiene y de que árbol y cuanto tiempo estuvo dorándose al Sol. Y si quieres, seas tu quien invite a quien quieras a probar tu mermelada para que el mismo se contagie de la maravilla de saborear la vida, y así, poco a poco, con los pequeños detalles de la vida vividos con alegría y plenitud, podamos hacer del mundo creado, un mundo vivo, repleto de experiencias auténticas.

¡Recuerda lo importante de lo vivencial! Atrévete a vivir.


Nuestros talleres vivenciales

Te animamos a participar en nuestros talleres vivenciales, en donde nos centramos en facilitar y dinamizar el paso a la acción. No son talleres donde adquieras conocimientos secretos o métodos mágicos, sino donde intentaremos, a través de prácticas y algunos métodos sencillos, que se active tu chispa interior, escuches tu Sentir y empieces a vivir el empuje y la alegría vital que te hará dar tus primeros verdaderos pasos con certeza y confianza en la Vida.

Puedes obtener más información de nuestros próximos talleres en:

A %d blogueros les gusta esto: