Ya comentamos en un anterior artículo que tu ira es una oportunidad para conocerte. Tu ira y rabia pueden ser una explosión de conciencia.Por lo tanto, si observas y utilizas la ira adecuadamente, puede ser una gran aliada. A continuación te damos algunos consejos para que puedas aprovechar la ira en  tu evolución personal, si así lo sientes.

La ira como catalizador y fuerza impulsora

La ira es un arrebato de verdad que pone tus cartas al descubierto, ya sea porque has retenido mucho cuando no debías, ya sea por que deja aflorar un sentimiento de envidia asentado en tu inseguridad, ya sea por el motivo que sea,…que tú tienes la oportunidad de acabar de descubrir si eres capaz, en primer lugar, de tomar conciencia de que la ira está dejando aflorar algo de ti que tenías oculto, conectando con tu Sentir con atención y sinceridad plena y finalmente, decidiéndote por el grito «Basta ya» , para que ese momento de ira sea un impás para rectificar el rumbo y a partir de la energía y luz de discernimiento conseguido, apoyar con ímpetu el nuevo destino que rectifica a conciencia tus nuevos pasos.

Nunca dejes de agradecer tu irá. No es tu enemiga, forma parte de ti y si la comprendes, podrás aprovechar su fuerza con un fin muy positivo y beneficioso para ti, además de la propia liberación energética que ya de por sí conlleva la ira.

Tras la ira puedes llegar a tener paz o por lo menos un mayor equilibrio,  si pones tu intención para que el regusto del momento después tenga buen sabor.

Se trata de no menospreciar la ira. La ira, en la sociedad actual, está estigmatizada, es un judas. Pero en cambio es una bocanada de verdad interna, sobre ti. Algo que no estás manejando bien.

Se trata de hacer el esfuerzo de comprender qué es lo que nos lleva a la ira (la causa raíz). Es un momento de conectar con el sentir y es el momento de «¡basta ya! me prometo que nunca más voy a estar aguantando esta situación que me ha llegado a explotar»,. Es como un sello energético.

Tras la ira tenemos que evitar el regusto de sentirnos mal,…tenemos que tomar conciencia porque nos ha pasado eso. Sí o sí, sabemos lo que nos pasa en ese momento.

Cuando la ira aflora, se nos muestra claramente qué nos pasa internamente,…¡no hay ninguna excusa!….

Y después decidir pasar a la acción: qué paso voy a hacer para solventar, qué barrera o límite impuesto voy a romper, qué salto voy a dar para superar mi miedo ficticio, qué empuje voy a dar para despegar y salir de donde no quiero estar,…

Puedes utilizar toda la energía generada para dar pasos para girar el rumbo. Con la ira se mueve muchísima energía poderosa. Puedes aprovecharla para destruir (lo que hacemos normalmente) o para construir tu camino.

Superar barreras

Propuesta de Práctica Chamánica sencilla para aprovechar la ira acumulada.

Cuando te encuentres en una situación que te supera, o te limita, o te desconcierta (la mente y el miedo se apodera de ti) y sientes desde el corazón, desde tu Sentir, que necesitas superarla, busca un empuje extra y utiliza tu rabia o ira acumulada para generarlo.

Utiliza, de forma creativa,  la energía que se generará en ese momento para dar ese gran salto, o romper esa barrera que parece infranqueable, o dar el volantazo que redirija la situación a algo que tenga sentido para ti. Para ello debes actuar desde el corazón, desde tu Sentir.

Sobre todo, presta atención a la intención que le pones, que sea una intención positiva para ti y para tu entorno (si viene de tu Sentir, siempre será una intención positiva).

Descubre cómo recuperar esa rabia que tienes acumulada en ti (antiguas frustraciones, resentimientos, rencores,faltas de reconocimiento,…) y aprende a utilizarla cuando te convenga. Por un lado, te ayudará a superar esas situaciones que necesitas y por otro tendrá un efecto sanador ya que te estarás liberando de ella al canalizarla de forma consciente.

Eso si, tenemos que aprender a utilizar esta técnica para que no produzca efectos devastadores. Pero eso solo se aprende con la práctica de la vivencia. Para probarte, puedes empezar con situaciones sencillas, que puedas manejar y que no tengan impacto severo.

Un ejemplo real

Yo utilizaba mucho esta técnica para re-encauzar proyectos que se desencaminaban y entraban en un contexto vicioso (pereza, mal rollo,…). Me auto-generaba ira y daba un golpe en la mesa (un ¡basta ya!) para poner orden a las mentes perversas del equipo que se habían apoderado de la situación.  Intentaba mostrar la energía de mi ira de forma alegre, con cierto sentido de humor (para no utilizar solo el miedo), pero que se notase que iba en serio y que no estaba para tonterías y engaños. Este cambio de estado exterior hacía que todos se alinearan de nuevo con la misión del proyecto, misión de la cual yo era responsable de velar que se cumpliera.

¡Y os aseguro, que era muy efectivo!. A la mente hay que ponerle riendas cuando se pierde o desboca y deja de estar alineada con el Sentir.

Recordemos el peligro del «falso buenismo» y que la Alegría de Vivir no tiene nada que ver con el cachondeo y el placer mundano.

¡No dudes en aprovechar la ira y su gran energía impulsora! Con Alegría, Desde tu Sentir.

A %d blogueros les gusta esto: