Es curioso como contestamos de diferente manera a la pregunta ¿Esto tiene sentido? o ¿Esto tiene Lógica? pues parte de un lugar distinto en cada caso.

Con la lógica analizamos una concatenación, una sucesión de consecuencias derivadas, una cadena que se desarrolla con una forma de expansión controlada y con cierto «sentido» y rigor.
Nos quedamos en estructuras de la mente. Los axiomas, las premisas, no las cuestionamos, ni las traducimos a la vida.

Actuamos con lógica si hacemos lo que la mayoría. Si hacemos lo de siempre. No nos cuestionamos desde donde partimos como un método científico bien desarrollado donde se estudian y cuidan cada uno de los eslabones de la cadena pero que nadie se plantea si está basado en una premisa o idea original sin fundamento.

Por eso es importante preguntarse ¿Tiene sentido para mi?. Es revolucionario porque trastoca cualquier supuesto, cualquier creencia impuesta, heredada y te enfrenta directamente a experimentar y a saber si lo que vivencias va acorde contigo.

Tú eres el filtro y dotas de sentido a lo que haces, lo que ves, etc.

Cuando la lógica te dirige a lo que «debería de ser» pero choca con tu Sentir tendrías que replantearte si en serio te es útil, si te hace bien.

Vivir con Sentido

Deberías darle sentido a tu vida, poner a funcionar la lógica del corazón, del Sentir, poner Alma.
Jugar con tus pensamientos, ayudarlos a desligarse de las concatenaciones de lógicas aplastantes, jugar incluso con el absurdo para poder sentir el poder de la creatividad, que cuando se ordena con el sentido del Sentir es magia pura porque aflora nuestra verdad sin tapujos ni creencias impuestas.

La lógica se aprende de memoria, se aplica automatizada. El sentido parte de la libertad creadora y su fluir natural, ordenadamente, sin reglas preestablecidas, con la libertad de elección, haciendo y deshaciendo pero llegando al destino elegido a través de la vivencia.

La lógica mata el Alma y la aventura. Es una cadena de mando. Es, si me apuras, es incluso abstracta, te aleja de la realidad, es teorizar. La lógica es lineal. La lógica carece del sabor vital.

El sentido parte de las entrañas, es vivencial, explota en un árbol de posibilidades, te hace saborear la vida.

fractal del sentido

La lógica no acepta imposibles. Para el Sentir no hay barreras.

La lógica se mueve en el espacio /tiempo. El sentido lo supera, actúa en otra dimensión,

La lógica te puede llevar al absurdo. El sentido al descubrimiento, al eje, al equilibrio.

La lógica juega con parámetros enfrentados, con bandos, no hay términos medios. El sentido los difumina, es mucho más complejo, más matices, más profundo.

El sentido crece hacia adentro, crece hacia afuera. La lógica se segmenta y se construye como una pirámide de naipes.

La lógica quiere imponer. El sentido es respeto, cada uno Siente y tiene su Verdad.

La lógica te lleva a la solución más probable, lo que todo el mundo espera. El sentido te lleva a la solución que se salta las normas, a la alternativa, a la creatividad, pues ve desde otras perspectivas la propia vida.

Si sólo aplicas la lógica en tu vida te estas coartando, limitando,…Si sólo aplicas la lógica vas a vivir según lo preestablecido.

Esta bien aplicar la lógica, pero no te debes quedar en ello. Aplica primero tu Sentir y da SENTIDO a tus premisas, a tus creencias y después aplica la lógica para llevarlo a cabo en el mundo exterior.

¿Quieres vivir una vida con lógica, o una VIDA con SENTIDO?

Vivir desde el Sentir y con Sentido es de Mentes Despiertas con Corazones Valientes. ¡Activa tu Chamán Interior!

 

A %d blogueros les gusta esto: