El Autoengaño: La mentira más Letal

 

Y así es. Pues en cierto modo no vives.

Como el saltamontes, como la serpiente, que realizan su muda, a veces hay que hacer un “creck”, y mudarte la piel.

En nuestro caso, nuestra piel son las creencias que nos enmascaran y que necesitamos renovar, para poder avanzar y adaptarte a tu mejor versión.

Muchas veces nos incomoda empezar a SENTIR que algo en nosotros mismos se tambalea. Que algo que nosotros consideramos un pilar deja de ser rígido. Y eso nos provoca un vértigo tremendo, y miedo. Y entonces, cerramos los ojos, miramos hacia otro lado, o cualquier cosa que nos permita evitar tener que hacer ese “creck” que nos incomoda y nos saque de esa zona de “comfort”.

Vivir en el sin sentir de la VIDA

Aunque sea una zona insípida donde no pasa nada, donde lo único que pasa es el tiempo y nuestra vida y ahí nos vamos consumiendo y aniquilando con la complacencia de permitirnos seguir creyendo que todo está bien, que no se puede hacer nada, que la vida es así. Aunque en el fondo de nuestro corazón hayamos sentido la llamada e intuyamos que la VIDA, que mi VIDA es otra cosa.

 

 

Me miento constantemente para justificar mi vida, porque actúo como actúo o porque no hago nada.

Me miento constantemente cuando no soy coherente con lo que siento. ¡Cuantas veces soy “A” y cuantas veces soy todo lo contrario! Y sigo justificándome…

El autoengaño te lleva a llevar siempre la razón. A ver que los demás están equivocados. Te lleva a la confrontación constante.

El autoengaño que justifica tu “ya me está bien”, te hace esclavo de la insipidez, de la mediocridad. No te deja disfrutar, vivir, SENTIR la VIDA.

¿Cuantas veces nosotros mismos nos hacemos caso?
¿Cuantas veces cargamos con una versión de nosotros mismos que nos ahoga?
¿Cuantas veces nos vendemos y nos traicionamos por…?¿Cuantas veces nos obligamos a hacer y decir aquello que no queremos, pero debemos aparentar?

 

Nos aferramos tanto a cosas que ya no nos sirven. Deja la película de que siempre “estás bien” aunque no puedas respirar, aunque estés aprisionado en esa carcasa que te encierra y te haga prisionero de ti mismo.

¿Qué es la verdad?

Como indica uno de los principios herméticos, el de la polaridad: en este mundo, “todas las verdades son medias verdades, todas las paradojas pueden reconciliarse“.

¿No te preguntas entonces: Qué es la verdad?:  Aquello que te sirve para construir lo que has decidido llegar a ser. Una decisión alineada con tu SENTIR más profundo ni más ni menos.

Elige pues TUS NUEVAS VERDADES que te haga SENTIR bien, te dejen respirar y te permitan crecer y desarrollar esa versión mejorada de ti mismo que está empujando con fuerza desde tu interior.

¿Qué o Quién te impide elegir?¿Consideras que solo hay una verdad absoluta?¿Seguro?¿Qué te hace sentir la posibilidad de que haya múltiples verdades¿¿Y que puedas elegirlas?

 

¿Temes dejar de ser tú?

No temas por dejar de ser tú. Ese tú que has sido siempre estará ahí, contigo. ¡En el fondo sigues siendo tu, pero más grande, más poderoso, más sabio!

No te empecines en mantener una verdad que ya no te sirve. Déjala atrás, obsérvala con respeto y agradécele su compañía. En su momento te ayudó. Pero ahora saluda y da  la bienvenida, con alegría, a la nueva verdad que te acompañará a partir de ahora en tu camino.

¡No te autoengañes, es la arma más letal que existe!

 

Puedes aprender más en nuestros talleres vivenciales y en el libro "El PODER del SENTIR en tu día a día"

A %d blogueros les gusta esto: