No dejamos de ser como el elefante atado a un palo desde pequeño que ignora su auténtico potencial y tiene instauradas inconscientemente las creencias que «NO PUEDO».

Desde niños funcionamos con premios y castigos y mientras tanto se nos entretiene, se nos llena la cabeza con datos, datos y más datos que nos impiden pensar y cuestionarnos las cosas por nosotros mismos, mientras que a otros niveles se nos llena de «cosas» la vida.

Así buscamos el premio de tener y tener más y con la mayor celeridad posible.

No tenemos tiempo para crear. Parece que las prisas siempre sean el objetivo: el que llega primero gana, el que llega primero se queda con todo.

Se nos va vaciando la semilla del Sentir. No nos paramos, no nos escuchamos, no nos hacemos caso, y más si lo que escuchamos en nuestro interior contradice lo que se nos impone fuera.

Queremos sentirnos integrados, no defraudar, que se nos premie y evalúe positivamente, hasta que llega un punto que estamos normalizados, siguiendo las directrices que nos marcan. Y aunque estas sean insanas y sin sentido, somos incapaces de cuestionarnos nada, porque realmente estamos desentrenados en poner en práctica nuestro discernimiento.

Y aunque nuestro Sentir nos da chispazos de alerta, y nos intenta avisar que algo no va bien, lo ignoramos. Y así nos sentimos en desdicha y perdemos la salud, en manos del agobio vital.

La «oficialidad sagrada»

También nos acostumbran a no esforzarnos, a tener cada vez menos de poner de nuestra parte. Nos dejamos caer en las redes de la comodidad. Así es más fácil tragarse como propia cualquier idea que nos den masticada por muy descabellada que sea.

Con solo tildarla de oficial, será suficiente para asimilarla como propia, y darle aún más validez si pensamos que todo el mundo va a pensar lo mismo. Y queremos pertenecer a la mayoría porque de alguna manera nos sentimos ganadores.

No sabemos pensar, ni debatir, ni canalizar. No sabemos ser coherentes con nuestro Sentir y una vez desconectados estamos sin herramientas para poder rebatir, ni decidir, ni crear.

Es en ese momento, cuando una vez perdida la conexión con la esencia, nos convertimos en algo desalmado, pudiendo llegar a transformarnos en monstruos capaces de llevar a la hoguera a todo aquello que se salga del pensamiento instaurado colectivo, sin darnos cuenta de que al denunciar al vecino nos seguimos poniendo la soga a nosotros mismos y a nuestra propia liberta de poder escoger.

La Matrix

El sistema de creencias sin sentido proviene del mismo sistema de vida sin sentido en el que vivimos (La Matrix).

Empezando en como empleamos el tiempo para conseguir lo que realmente nos han impuesto que debemos conseguir para teóricamente sentirnos realizados.

Para ello, estamos ocupados todo el tiempo. Vendemos nuestra alma, nuestra salud,… No tenemos tiempo de cultivarnos, ni de descansar para pensar y sentir. Ni de cuidar bien de nuestros hijos, a los que aparcamos en manos del sistema, donde dejamos que manipulen y normalicen.

El sistema nos enzarza en una lucha constante, en un estrés vital que lo complica todo y nos aleja de nuestra esencia que es la sencillez. Pero este devenir va «in-crescendo» hasta hacerse insostenible, y llega un momento en que por fin se siente, si o si, que algo te ahoga, que se rebasa el vaso.

La hora del ¡Basta ya!

Ahora es momento de que te pares, Sientas, percibas quien eres, valores tu vida, y decidas poner límites.

Ante la locura debes plantarte, aunque algunos sean los que te llamen loco a ti.

En cuanto Sientes, no hay marcha atrás y por coherencia contigo, empezarás a trabajar para que tú y lo que te rodea, esté en equilibrio.

Libérate de la telaraña que te atrapa, porque, ahí, la única que mueve los hilos, es la araña.

Verás que se Siente al volar libre de nuevo.

Vale la pena retomar el control de tu vida.

Haz el esfuerzo y date cuenta que has madurado al fin.

No te quedes enganchado a un palo ridículo que ata al gran elefante y lo mantiene sometido, pues menos poderoso de lo que tu te crees.

Porque eso, es otra creencia falsa e insana que el sistema te ha instaurado para auto-protegerse.

 

A %d blogueros les gusta esto: