Esta frase nos sirve de excusa para quedarnos donde estamos y no avanzar a pesar de estar continuamente haciendo. Además viene respaldado por el pensar de una sociedad en el que se valora el tiempo lo llena haciendo cosas. Contra más cosas hago más importante soy.

Y sin embargo es al revés. Es tan esencial tener “no tiempo“, es decir, tiempo para disfrutar del Ser y donde no importa lo que haces sino lo que eres y Sientes.

El tiempo siempre es el mismo, para ti y para todos. Nos movemos por años, por días, por horas, por momentos. Simplemente debes aprender a decidir y organizarte y priorizar, por supuesto, y preguntarte y responderte para poder saber y SENTIR que es Esencial para ti y que no. Plantéate con que llenas las horas para no sentirte culpable, para sentirte justificado de no hacer, no avanzar donde realmente tu quieres ir.

Genera listas y revísalas si tienen sentido para ti. Una cosa detrás de la otra. No te agobies. Empieza por la cosa más importante y urgente, por la más sencilla, por la que realmente quieres hacer y disfrutar.

Llenamos nuestro tiempo de tantas tareas “autoimpuestas“, creencia sobre tareas que debemos hacer para actuar “bien” a ojos de la sociedad o nuestro entorno más inmediato.

Cuándo dices, “no tengo tiempo“, en verdad estás diciendo “no estoy viviendo“. Es una señal inequívoca que algo estás haciendo mal. Posiblemente te estás autoengañando o estas engañando a los demás (no tengo tiempo para ti)… Si te das cuenta y tomas conciencia de que lo estás diciendo, es justamente el momento de parar y hacerte dueño de todo tu tiempo.

El tiempo no es oro, ¡el tiempo es Vida!, momentos vividos y vivir es desarrollarte en plenitud y armonía a ti mismo, en tu mundo.

 

¿Tienes días plenos o días atareados?

 

No te sepa mal estar “ocioso” ante los ojos de la sociedad, pero si que debes revisar si te auto-ocupas para no ir hacia donde realmente sientes que deber ir.

Haz que tu vida sea un “Tengo ganas de hacer, de ir hacia, etc..” y no un “Buff, tengo que hacer!“. Haz cosas desde la Alegría de Vivir y no desde el miedo de Sobrevivir.

Busca vivir tus momentos plenamente y el tiempo será un “no tiempo”, pues tendrás tiempo para hacer todo lo que necesitas. Entrarás en conexión con la vida, y el tiempo, el del reloj, dejará de existir y de preocuparte.

Ofrece tu tiempo a la vida, ¡a tu vida! , con alegría.

Puedes aprender más en nuestros talleres vivenciales y en el libro "El PODER del SENTIR en tu día a día"

A %d blogueros les gusta esto: