En primer lugar debemos pararnos a comprender a que nos referimos con Matrix: Matrix es el gran sistema que lo mueve todo.

Normalmente empezamos a formar parte de él nada más nacer. Es la realidad, el modo de vivir en sociedad que principalmente conocemos. Algo que está más allá de las familias, de los pueblos, a un nivel que lo envuelve todo y lo controla.

Si te conectas con la Matrix vas a seguir sus directrices, sus pautas, y vas a perder tu control, porque entre otras cosas, las reglas de esta matrix van en sentido opuesto al del Sentir, al del propio empoderamiento, la conexión con nosotros mismos y en contra de la propia sencillez de la Vida.

La Matrix no nos deja pensar, nos entretiene, nos dirige e influye para que montemos nuestra vida en este mundo de una manera que enganche a ella eternamente.

La Matrix nos distrae tanto, que no nos deja Sentir.

La Matrix corre y nosotros detrás de ella.

La Matrix nos engatusa y nosotros queremos ser los seres más avanzados del mundo, los más guays por tener a mano una cierta tecnología que extrañamente nos hace creer «superiores» según los parámetros de la Matrix.

Con la Matrix estamos dentro de un mundo ficticio, casi virtual, donde las reglas y la manera de vivir poco tiene que ver con nuestra propia naturaleza, ya que se aísla expresamente nuestra esencia y se potencia nuestra manera de actuar autómata y programada.

El darse cuenta de como funciona y de que realmente existe este control es el primer paso.

Para ello será necesario que conectes y des vida de nuevo a la llama de tu Sentir. Es la manera de detectar las incongruencias del mundo en el que vivimos y empezar a estar atentos a las evidencias que dejan ver claramente los mecanismos que se utilizan en la Matrix para tenernos completamente adormecidos y aborregados.

Los medios de comunicación, las enseñanzas en la escuela, los ocios y entretenimientos por doquier, las tecnologías (aparatos, vehículos,…). También lo que se vende como valioso (apartamentos llenos de lujo pero sin calor de hogar, másters vacios de contenido de sabiduría de vida, viajes a lugares de moda plastificados…)

Deberías pasar todo por el filtro de tu Sentir. No dar nada por hecho y dejar que sea tu Sentir el que te cerciore de por donde van las cosas.

En la Matrix hay que tener una agenda apretada. Tener mucho trabajo. Tener muchas cosas. Estar al día de la última serie o de las barbaridades que se digan de la vida de algún mequetrefe de turno que te venden a todas horas.

La Matrix te programa para sufrir en sociedad, para reír en sociedad, por cosas que si te lo planteas no deberían hacerte sufrir ni tampoco reír.

La Matrix te tiene enganchado, porque además, para seguir el ritmo que dicta, vas a tener que pasar por el aro y endeudarte hasta la médula, tanto en tiempo como en dinero. Y así, sin saberlo, estás vendiendo tu alma al diablo.

Prepárate para Salir de la Matrix

Llegados a este punto de comprensión, lo importante es decidir y prepararte para poder salir del control de la Matrix es decir, recuperar tu libertad, tu soberanía, tu vida.

Para ello vas a tener que cancelar cuantas más cadenas te aten a la Matrix. Deberías deshacerte de tus deudas (y compromisos «impuestos») y deberás desaprender muchos hábitos adquiridos.

Deberás cambiar tu manera de moverte. Aprender a no depender de la Matrix para subsistir.

 

Empezarás por frenar tu ritmo de vida, tus hábitos de consumo. Recuperarás aquello que te es verdaderamente valioso para ti.

Quizás no necesites tener el coche más caro, ni el último grito de la moda, ni el móvil última generación, ni el ático en el rascacielos más alto de la ciudad.

Quizás deberás de ocupar tu tiempo en ver menos tele, en ver redes sociales que lo que hacen es falsear las relaciones reales.

Quizás debas aprender a vivir en suficiencia. A disponer de tiempo libre, para Sentir al máximo.

Quizás debas alejarte de las ciudades contaminadas. Quizás sientas que debes vivir más sano…

Pasando a controlar a la Matrix

Cuando decidas tu camino y tomes tu control, lo que nosotros llamamos Gestión Vital Hoy, vas a tener suficiente poder para ser Tú quién controle la Matrix

Piensa que de alguna manera juegas con ventaja. Tú hace mucho tiempo que sabes como funciona. Por tanto, lo único que debes hacer es montar tu vida según tus parámetros, según tu nuevo paradigma.

Una vez tengas tú el control, vas a ver que vas a poder funcionar, vivir en paralelo a esta sociedad Matrix de locura.

Controlar la Matriz

No queremos decir que debas estar aislado. Lo estarás cuando quieras, pero será fácil  que puedas utilizar aquello que del sistema te pueda ser de utilidad.

No vas a poder dejar de relacionarte, ni es conveniente. Piensa que la mayoría de la sociedad vive completamente enganchada, pero tú ya no te vas a dejar llevar por hacer lo que se lleva o lo que hace todo el mundo (lo que dicta la Matrix). Y no te vas a Sentir un bicho raro porque estarás empoderado, y en cambio te sentirás bien contigo mismo.

Tampoco se trata de que quieras volverte un pescador de compañeros en la Matrix. Cada cual tiene su camino y su libre albedrío y tú no eres ningún salvador.

Tampoco se trata de enfrentarte, sino todo lo contrario, deberás fomentar el arte del sigilo. Se trata de no hacer ruido si no quieres que te «pille el toro».

Deberás aprender a no llamar la atención. A buscar aquellos recursos, aquellas vías, que dentro del sistema puedan encajar con tu nuevo proyecto de vida y permitirte acceder a la Matrix cuando sea necesario.

No te estamos diciendo: «¡No utilices coche! o ¡No uses internet!» Tu puedes aprovechar aquello que la Matrix te pone a tu alcance para utilizarlo con buen uso afín a tu Sentir y de manera de que te ayude a ti en tu propósito y no al revés, ya que normalmente la Matrix engulle y te hace bailar a su son.

 

¡Estás de enhorabuna!

¡Así que alégrate!. Estás de enhorabuena porque tener claro que puedes liberarte del control de la Matrix, que está en tu mano, y que únicamente depende de ti, de que pases a la acción, con sentido, poco a poco, haciendo cada vez más caso a tu Sentir y tomando decisiones e iniciando acciones, es una gran noticia.

Repetimos: Conocer como conoces la propia Matrix va a ser una gran ventaja. Empieza a ver con otros ojos las posibilidades que la Matrix te ofrece y no bailes a su son, haz que baile al tuyo. Tu decides. Tu mundo interior, tu sentir, nunca va a poder estar controlado por la Matrix. Sigue tu propia enseñanza. Marca tu Rumbo y domarás a la Matrix.

No hay nada tan malo que no tenga una parte buena. Así que, exprime esa parte buena de la Matrix  y que sirva de condimento a que tu crees tu propio alimento de vida.

No pienses en mundos fantasiosos (Matrix, la película). Quédate solo con el fondo, con la esencia. Piensa en el mundo que conoces, en como se rige. Esa es tu Matrix de ahora.

No dejes que Matrix tome las decisiones por ti. Siente en grande. Siente el poder que tú mismo tienes. Y adelante con tu Gestión Vital Hoy.

Nosotros llevamos años en ello y te confirmamos que se puede. Es apasionante y es divertido. Hay muchos caminos que nos pueden llevar a controlar la Matrix. Debes definir y decidir el tuyo. Los primeros pasos son los más complicados, después, cuando conectas con el Sentir y la esencia de la Vida, todo resulta sorprendentemente más sencillo.

Si necesitas acompañamiento al principio, te animamos utilizar algunos de nuestros productos, servicios y talleres.

¡Alura! La magia de la vida está en la alegría del corazón.

 

A %d blogueros les gusta esto: