Estamos en un momento convulso (¡en un mundo sinsentido siempre lo estamos!). Se ha puesto freno a nuestra rutina diaria, a nuestra locura de vida. Podríamos analizar si tiene o no sentido, si es más justo o menos justo,si responde a un plan trazado por intereses ocultos o si es fruto del azar. O si se trata de un castigo divino, si ya no hay vuelta atrás…¡Tantas cuestiones! pero ¿lo haremos?

Queremos que ¡Ahora! te centres en ti. Mira en tu interior y sincérate. Conecta con tu Sentir.

Quizás seas de los que son conscientes que su vida necesitaba un cambio de rumbo. Que quizás iba algo a la deriva y se dejaba llevar porque el mundo es así.

Quizás seas de los que encontraban subidos al carro del mundo sin plantearse siquiera la opción del cambio.

En uno u otro caso, el momento de la cuestión ha llegado.

Es el momento de plantearte hasta que punto estás dispuesto a cambiar de vida, en que mundo decides quedarte.

Quizás puedas aprovechar este parón para revisar tus prioridades.

Revisar tu madurez vital, es decir, darte cuenta en que manera eres auto-suficiente, en que manera dependes del sistema.

Verificar hasta que punto estás anclado y enganchado a tu manera de vivir el mundo. Por qué aunque sintieras que el mundo fuera un desastre, o no, al fin y al cabo era un mundo que conocías, el mundo impuesto, el que te había tocado. Pero recuerda siempre, el mundo NO es la vida. Todos somos co-creadores del mundo en que vivimos. Tanto si lo hacemos conscientemente como si no.

Pero, ¿Y si ese mundo ya no pudiera continuar?

Tanto en un caso como en otro ya no tendrías excusa para no ponerte a analizar como tendrá que ser tu vida y tomar las riendas.

¿Estarías dispuesto a vivir de otra manera?
¿Cómo te sientes al pensar bajarte del mundo?¿Ves alguna opción?¿Existen alternativas?
¿Si el sistema actual está colapsado, hay manera de tener una vida sostenible?

¿No imaginas otras opciones de vivir?¿No eres capaz de visualizar un camino propio para crear otro mundo diferente? ¿Te sientes limitado dentro de las lineas del mundo actual, incapaz de cambiar algo por pequeño que sea? En este caso, es muy posible que estés bajos los efectos del Control Mental del Sistema.

Realmente ¿Qué necesitamos para vivir? y queremos decir: Vivir en plenitud.

¿Qué no falte el alimento?
¿Qué el entorno sea saludable?
¿Qué sintamos paz y armonía en nuestro corazón?
¿Qué tengamos días cálidos en compañía de otros seres que aportemos y nos aporten?
¿Qué no nos falte el cobijo?
¿Qué modelemos nuestra vida con belleza?
¿Disfrutar de un cielo limpio y un agua limpia?
¿Ser parte activa de la creación?

¿Dónde quedan en estos momentos el coche más rápido, las propiedades acumuladas, ese trabajo que me ocupa demasiado tiempo, las pantallas que me siguen entreteniendo demasiado, el impulso obsesivo por conseguir dinero y más dinero para gastarlo, para empeñar mi vida, comprar,comprar,comprar, acumular cosas, trastos,…?

¿Qué es lo que realmente debería incluir en mi mochila?

¿Podría empezar de cero?

¿Aprender labrar la tierra para obtener mi alimento?
¿Vivir de manera más sencilla y autosuficiente?
¿Irme de la ciudad al campo?
¿Dejar atrás ciertas comodidades y aprender a gestionar otras cuestiones que me harán depender menos del sistema?
¿Cambiar mi ritmo?¿Cambiar mi ocio?
¿Aprender a abastecerme por mi mismo?

Pero, no lo veo fácil, aunque es factible. Por qué tenemos que aprender mucho y empezar de cero y no estamos acostumbrados a construir y crear. Y esa es la manera de generar valor, y no comprarlo todo. Y que el dinero o las «leyes» del sistema me controlen la subsistencia. Da cierto temor e incertidumbre. Sentirnos como niños aunque seamos adultos. Miedo a perder, aunque en realidad ganemos en experiencias que nos empodera. Enraizar la vida, le llamamos nosotros.

¿Qué Siento yo ahora mismo?

Ahora mismo miro mi interior y siento que si estoy dispuesto de salir de esta cárcel cómoda de momento. Este mundo que absorbe la vida y me controla. Se que hay vías, una que me acerca más a la naturaleza. Al respirar tranquilo. Sentir el Sol. Sentir mi ritmo, que requerirá un gran esfuerzo de adaptación pero que me hará enorgullecerme de tomar las riendas de la subsistencia, de la manera más cercana a la sencillez de la vida.

Quizás añore mi sinsentido mundo actual. Ciertas cosas. Como a todo, uno acaba cogiéndole cariño, pero una vez te liberas del secuestrador que ahora ha mostrado sin piedad sus garras, sencillamente te sientes más libre de elegir tu destino, de sentir cada respiración.

Me siento dispuesta a dar los pasos necesarios que me acerquen a ese estilo de vida que se me presenta como una vía de escape a esta.

 

Empezaré a tejer la transición, pues ahora, quizás si o quizás no, no haya vuelta atrás pero si aprovecho este momento para tejer el plan, me será más fácil dar los primeros pasos cuando llegue el momento crucial.

Que mi enfoque y mi energía creativa se dirija a este cambio. Agradezco el Sentir así, que la vida me ofrece una oportunidad de escoger de nuevo mi rumbo.

¿Que harás Tú?

¿Empezarás a tejer tu plan de transición desde el Sentir?

¿Dónde te encuentras?¿Qué necesitas?¿Qué primeros pasos puedes dar?…

Nos gustaría, si te apetece y así lo Sientes, que compartieses tus ideas y tu Sentir con nosotros.

ALURA: La magia de la vida está en la Alegría del Corazón

A %d blogueros les gusta esto: