Ya te has dado cuenta del mundo en que vivimos y te sientes debilitado, enfermo, desanimado, desmoralizado….

¿Qué puedo hacer? te preguntas.

Aprovecha la fuerza del momento.
Aprovecha la fuerza de ese estado.
Aprovecha la fuerza de las palabras y reviértelo todo para conseguir el empuje que sientes que te falta.

Piénsalo bien. Es verdad que estar desmoralizado significa que te han conseguido bajar profundamente el ánimo, el entusiasmo. Pero no debes bajar la guardia de la “Moral” en mayúsculas, la Moral de la Ley Divina.

Utiliza tu estar desmoralizado como lo que es. Darte cuenta que te has deshecho de la falsa moral establecida, la arbitraría, la social, las doctrinas y por fin te has liberado de tu yugo.

Esa desnudez descoloca al principio pues te ha robado energía pero a partir de ahí, reflexiona. Date cuenta de que tienes una oportunidad única para volver a enamorarte de la verdad, de la Vida y de la verdadera Moral.
No permitas que te afecte.

El mundo actual tiene como objetivo desmoralizarte, quitarte tu valor como agente divino, que incluye el valor que tu tienes y el coraje de activarte como responsable divino de la creación.

No te rindas.
Toma conciencia y actúa.
Tu sabes que tienes Moral. Tienes en mente distinguir y poner en marcha el bien en lugar del mal.
Tu sabes que tienes alma, ánima, vida.

Párate, respira, piensa, siente. Recupera tu entusiasmo. Esa es la clave.

No apagues tu chispa divina. Al contrario, actívala en ti.

Deja crecer a Dios en ti, porque Dios es la energía, el poder, la inspiración.
Lo divino vive en ti y te envuelve.
Reconoce lo que es. Vuelve a maravillarte con la vida.

Admira lo que no puedes cambiar, como las Leyes Naturales y Divinas, y agradécelo.

El Sol es maravilloso.
Qué una semilla germine es maravilloso.
Que una casa te cobije es maravilloso.
Que una jarra sea capaz de albergar el agua es maravilloso.
Todo a tu alrededor es tremendamente divino, y tú, como instrumento divino, con tu entusiasmo, cuando reconoces la divinidad en ti, debes proceder a ejercer tu responsabilidad, que es sentirte habitado por ese Dios, esa fuerza.

Repito, enamorarte de la Verdad, de la Vida, de la Moral y ser responsable de tus acciones, de tu conducta.

La Gestión Vital Hoy

Utilizar toda la sabiduría que posees.
Poner todo tu corazón y coraje y cambiar el mundo.
Cambiar todo lo que no es Moral, lo que no es correcto.
Tu decisión alineada con la inteligencia vital, la gestión vital, el hacer las cosas y hacerlas correctamente, debe convertirse en tu motivación, en tu camino.

¿Te sientes enfermo?

Pues cámbialo. Ponte firme. Un enfermo es uno que no está en pie, en marcha. Estar enfermo no es otra cosa que eso.
Cambia los hábitos necesarios. Pon remedio al error para encontrarte mejor, con más fuerzas.

¿Te sientes débil?

Pues cámbialo. Estar débil significa que no tienes habilidad ni capacidad, pero tú si que la tienes.
Busca tu entusiasmo. Enciende la llama de tu chispa divina y haz lo correcto, que no es, ni mucho menos el no hacer nada.

Quedarte en lo cómodo, en la inacción, eso no es vivir.

Ponte en marcha, cambia lo necesario.
Una cosa detrás de la otra para revertir.

Imagen de Avi Chomotovski en Pixabay

Tienes la suerte de poseer el faro de la Conciencia Divina en ti, poder distinguir el bien del mal. Una sabiduría y un corazón enormes. Tienes que quitarte la losa de lo malo del mundo actual, del victimismo. Tienes la suerte de haber reconocido lo que está pasando. ¡Eso es una gracia!

El conocimiento no es malo, depende del uso que tú hagas de él.

Conocer como es el mundo o como está el mundo no debe desalentarte, sino todo lo contrario. Recuerda, el mundo no es la vida. Ayuda a alinear el mundo en armonía con la vida. ¡Imagina los mil y un mundos en armonía con la Moral, alineados con la Ley Natural que se pueden crear!

Puedes actuar en Conciencia. Utilizar tu magia de generador de cambio y hacerlo en sentido y rumbo correcto.

No puedes estar desmoralizado de la verdadera Moral. Al contrario, te has desvestido de la vieja moral.

No hacer nada, quedarte en el victimismo es darle la razón a los tiranos, a los desalmados.

Piensa sencillo y recupera los ojos que ven la vida de la hermosura que se crea desde el corazón y partiendo del conocimiento más cercano a la verdad que ahora tienes.

No le des vuelta a la cabeza.
Recuerda que la vida es más sencilla. Los pilares son básicos.

Debes cambiar tu actitud, tu comportamiento.
Solo debes proceder, pasar a la acción. Paso a paso y haciéndolo teniendo en cuenta la Moral, la corrección. Es la manera de que recuperes el placer por la vida y generes vida y cambio a tu paso.

Depende de ti

Si te sientes enfermo es porque tú lo has decidido, porque no haces nada para remediarlo y está en tu mano.
Si te sientes desanimado es porque no dejas que tu alma guíe tus pasos. No has entrado en acción.
Si te sientes desmoralizado es porque apoyas el mal, le dejas hacer en tu cómodo sillón de víctima.
Pon coraje a la vida ¿O no tienes corazón?
Pon tu valor en acción.
Pon tu entusiasmo en marcha, que no es otra cosa que tu responsabilidad de corregir y cambiar las cosas hacia lo correcto, dejar aflorar la verdad alineada con el bien.

Que tu chispa divina brille

El entusiasmo es dejar que fluya la energía divina en ti. Si te falta energía es porque no dejas brillar tu chispa divina. Estas bloqueado. No te permites expandirte, no cumples tu función divina.

Piénsalo bien y no uses tus palabras al tun-tun, como si fuesen sentencias. Moldéalas para alentarte y no para desanimarte y desmoralizarte a ti mismo.

¿Estás en un estado de desmoralización? Pues cámbialo. Pasa a la acción, haciendo lo correcto y punto. Verás como todo cambia.
¿Estás cansado, sin fuerzas? Cambia tu condición física, tu comportamiento, tu energía y tu visión cambiarán.

Si sigues alimentando los pensamientos negativos recurrentes, si no te mueves, nada va a cambiar.
No te dejas brillar ni dejas brillar a Dios en ti. El entusiasmo en acción mueve montañas si es el rumbo correcto.

¡Alura! Recuerda, la magia de la vida está en la Alegría del corazón. ¡Y vuelve a la Vida ya!

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad
A %d blogueros les gusta esto: