Los rituales son una buena acción para mostrarnos y reconocernos. Al igual que el mundo interior nos habla muchas veces a través de metáforas, nosotros podemos hablar a nuestra Esencia con otras «metáforas» en el mundo de la realidad ordinaria, que nos sirva a nosotros mismos a integrar. Es un lenguaje metafórico, simbólico, pero a la vez sencillo, como la vida. Reconocer que formamos parte de la vida, de su esencia, reconociendo los elementos, que son los pilares básicos en nosotros mismos. Es honrar a la vida y nosotros mismos como vida que somos.

Es decirle a la Vida y a nosotros: «Sé lo que Soy, Sé mi naturaleza, Sé cual es mi Esencia, Sé que estoy hermanado con la Esencia Vital«. Estos pequeños rituales naturales, con agua, fuego, aire y tierra son una manera de contar, de rubricar que reconocemos los ciclos naturales y la Vida misma, y a nosotros como parte de ellos.

La importancia de estos rituales es que nosotros movemos el pincel, somos los artífices, estamos en acción y los vivenciamos. Nos fortalecemos de plasmar en una acción, aunque sea simbólica, nuestra voluntad de Ser, Vivir en coherencia con lo más puro y auténtico de nosotros y estos pasos ayudan a Sentirnos más a nosotros mismos. Saber escuchar nuestra agua, saber encender nuestro fuego, saber trabajar nuestra tierra, saber transmitir con nuestro aire. Es una manera de eliminar muchos ruidos y conectar con la paz y empuje interior. Podríamos considerar además, a los rituales, como un compromiso, una demostración.

Los rituales con la naturaleza sirven para plasmar lo que Sentimos, es darle un beso a la Vida.

Siente tus propios rituales, dibújalos en tu vida, recréalos. Tiene mucho más valor para ti que lo hagas así más que sigas a rajatabla, tal y tal ritual de no se sabe quien. Déjate llevar, fluir por tu Sentir, pero sobre todo disfruta, esa será una señal inequívoca que todo está bien.

No fuerces, no hagas nada que sientas que no va contigo. Abre tu corazón y expresa tu Sentir para llenar a tu Vida de belleza y empoderarte cada día con ello.

Los rituales ayudan también a conectar con lo cíclico, a agradecer la Vida, por ejemplo tu ritual de saludo al sol o despedirte de él en el ocaso, hablar con tu estrella guía antes de dormir,…pero más que hacerlo en automático, pon tu sentidos y tu Ser en el momento, y la recompensa de satisfacción y paz personal las podrás sentir en ti.

Con este tipo de rituales sencillos que te proponemos, no te ciegues a que suceda nada mágico desde el exterior (te toque la lotería por ejemplo), no nos referimos a ese tipo de rituales…. La magia surgirá de ti, de la fuerza interior de tu empoderamiento, de dejar clara tu intención, de rubricar en el contrato del ritual tu compromiso contigo mismo y con la vida. Aprovecha esa magia preciosa que está en ti, acorde a lo que necesitas vivir.

Por ejemplo. Conexión con tu esencia

No hay nada más sencillo que empezar el día que mirando tu SOL y diciendo GRACIAS VIDA. Respirando profundamente, llenándote del SER, de la energía y soltando lentamente cada bocanada mientras agradeces cada soplo de vida en tu SER. Es un momento íntimo entre tú y la VIDA. Cierra los ojos y siente como vibras. Ese es el primer paso. A partir de ahí viene la sinceridad. Ser sincero con él, contigo. Indagar sobre lo que necesitas saber, sobre quien eres y lo que tu alma anhela. Escribir tus preguntas en tu diario. Acordarte de respirar pausado con la mirada interior en cuantas veces te sea posible en tu día. Y al anochecer lo mismo. Reír o llorar a las estrellas por lo avanzado durante el día y solicitar a tu YO la respuesta a esas preguntas con que amaneciste. Quizás mañana hayas comprendido algo más o no. Simplemente sepas que el camino es pausado pero pleno.

A %d blogueros les gusta esto: