Mi mundo interior es ese lugar de paz donde me siento abrazado, arropado, por mi mismo, por la vida, por mi ser. Allí puedo acceder a Todo. Conecto con mi Sentir más profundo. Es el cajón de mis recuerdos, mis experiencias, vividas y por vivir. De mis potencialidades, de todo lo que forma mi verdadera esencia.
 

En mi Mundo Interior accedo a mi Espiritualidad más auténtica.

Desde mi mundo interior puedo construir mis días y mis noches. No es que tenga mi agenda allí y la lea. Entro en mi y soy capaz de escribirla según mi Sentir. Es mi punto de equilibrio. Donde quito todas mis máscaras. El corazón de la cebolla que late y vibra, y siente, y piensa y planea, y decide, y sabe, y desea, y disfruta, y comprende, y CREA. Es la habitación mágica de nuestra infancia. Donde jugábamos sin pudor y con entusiasmo a crear aquello que nos deleitaba y nos hacía sentirnos auténticos.
 


 

En mi mundo interior, tengo todo eso y más. Allí están los amigos imaginarios que me acompañan, me guían, me orientan y me aconsejan, y me divierto con ellos en el dialogo interno de mi propia voz, escenificando mis roles. En mi centro está mi esencia, mi chispa, mi espíritu liberado del cuerpo ( de los cuerpos) pero a la vez conectados con ellos, porque mi mundo interior está en mi en cada momento, en cada célula si realmente me abro a escucharlo y darle batuta en mi vida para que mi gran Ser tome las riendas de la vida y la convierta en plena.

En mi mundo interior desaprendo lo que no me sirve para volver a crear lo que me da vida.
 


 

Mi Mundo Interior y la sabiduría de mi Ser

Mi mundo interior es un pozo de saber que me nutre del agua del mundo, de los mundos, del presente, pasado y futuro y me empapo de sabiduría que me pertenece a mi y a la vida.

En mi mundo interior me reconozco y admiro y saco a relucir mis dones y veo mis heridas y eso me permite redirigirme para sanar, que no es otra cosa que construirme un camino más acorde y en coherencia con mi Ser.
 


 

Mi mundo interior es sencillo, infinitamente sencillo. No es solemne, pero es mágico y forma parte de mi de manera tan bella como un amanecer lo es a la vida. Quizás por eso no le doy el valor que tiene. Siempre está ahí, a mi alcance, y a veces no soy consciente de lo maravilloso que es para mi.
 

El «No Tiempo»

Mi mundo interno vive en el «no tiempo» y es infinito dentro de un corazón que late. Porque lo precioso es que está conectado a mi en forma de mi vida.

No desestimemos este recurso que nos es intrínseco. Sumérgete en tu voz, en tu luz, en tu Sentir, en tu mundo interior, pero no para morir en ti sino para poder dejar aflorar ese mundo en el mundo de afuera y modelarlo según tu Sentir. Es un mirar hacia adentro y respirar hacia afuera, expandiendo con los colores privilegiados de tu mirada, la esencia pura de ti mismo.

En mi Mundo Interior conecto con mi Alma, con el Gran Espíritu, con el TODO. Mi Mundo Interior es como tu Mundo Interior. Allí, en nuestro Mundo Interior, cuando nos encontramos, Tu y Yo somos el mismo, somos UNO, y en el SENTIR más profundo, vivimos la unión con la Esencia del TODO.

 

Puedes aprender más en nuestros talleres vivenciales, Webinarios, cursos on-line y/o en nuestros libros "El PODER del SENTIR en tu día a día", "El Viaje Chamánico, un pasadizo a tu SENTIR (Mundo Interior)"

A %d blogueros les gusta esto: