Cuando empiezas a ser más consciente de quién eres y qué es la vida, cuando comienzas a volver a Sentir y actúas acorde a ello, cuando vives con una mente despierta y un corazón valiente, en muchas ocasiones, se desvela rápidamente el sin sentido del mundo actual.

En momentos de flaqueza, lógicos de la condición humana, te sientes diferente, sientes que nadie te comprende, te sientes ridiculizado por expresar tu verdad sin miedos, te sientes rechazado cuando opinas, en muchas ocasiones, de forma totalmente diferente,…

Te es muy difícil encontrar personas en tu entorno más cercano con las que compartir, hablar, reír libremente de esa conciencia de vivir que se ha instaurado en ti y que te hace sentir en dicha y en paz cuando estás conectado con ella.
 

 
Todo lo anterior, poco a poco,puede que te genere frustración y que te lleve a que busques el aislamiento al sentirte tan diferente, no integrado.

No obstante, el aislamiento no es una buena solución en muchos casos. Somos seres sociales y es un ámbito que muchos debemos desarrollar para sentirnos plenos. Vivir en comunidad y establecer relaciones sociales es esencial (salvo en casos muy excepcionales).

Como remedio opuesto, puedes llegar a pensar desistir y volver a ser un autómata, a tu estado anterior, a la aparente comodidad que vivías, pero claramente, esta opción no te llevará a ser coherente con tu Sentir y con la conciencia de vivir que ya ha calado en ti y del cual no hay vuelta atrás.
 

¿Qué hacer entonces?

 
Aunque te parezca obvio, en primer lugar, conserva el ánimo. El ánimo te acerca a la vida. Pon tu alma en acción.

Por mucho que el sistema apriete. Por mucho que la situación parezca que ahogue. Por mucho que el mundo parezca que esclavice, nunca, nunca, nunca van a ser poseedores de ti, de tu esencia, de tu verdad y de tu vida, si tu estás conectado con quién eres.

Podría parecer que desde fuera guían tus pasos, construyen tu mundo, pero tú no debes actuar cómo un autómata, sino que con más razón que nunca, vas a tener que poner tu empeño en no desconectar con tu interior, en mantener tu coherencia con tu esencia.

No dejes de ser tu mismo y preservar tu armonía vital. Sin caer en conflictos o enfrentamientos, actuando con sabiduría, avanzando con la estrategia del camaleón. Sin armar mucho ruido. Sin tratar de convencer a nadie pero aferrándote a tu centro que es tu fuente de armonía gracias a tu Sentir.
 

La evolución silenciosa

 

 
Avanzar en silencio es muchas veces la mejor manera de avanzar. Cuando haga falta, colócate tu capa de invisibilidad y pasa desapercibido cuando te convenga.

Busca crear belleza y armonía junto a ti. Porque estas parten de ti mismo. No bajes la guardia. Ni te aflijas.

Mientras más cerca estés de las leyes naturales, más vas a poder sentirte empoderado y libre. Pero hazlo sin desentonar, aceptando lo que tienes a tu alrededor y transformándolo poco a poco, con naturalidad, con tu coherencia vital. Expandiendo poco a poco tu área de influencia para crear tu realidad.

Tu enfoque es básico. Tu tienes el poder. Si te sientes débil, desconectado, busca tus recursos. Recupera tu energía con tus viajes chamánicos,  con tu animal de poder, con tus rituales, medita, ríe, deja que tu cuerpo y tu voz se expresen, conecta con tu ser interior, conecta con las estrellas. Ese es el primer paso.

A partir de que tu estés centrado, será más fácil mirar a los ojos a los demás, buscar señales para encontrar a otros con quien compartir el camino. Pero deberás estar abierto y sembrar para encontrarlos y reconocerlos. No pienses que el cambio con la reconexión con la naturaleza, con la vida,  ha de ser generalizado. Cada cual lleva su ritmo y su intención. Pero seguro que sabrás reconocer las flores y las joyas del camino, aquellos que te harán bien. Entonces, simplemente disfruta, alégrate y comparte. Y riega esos lazos de amistad para que fructifiquen. A veces de una única semilla inicial, se va a generar un frondoso árbol. Todo a su ritmo.

 

 

Sí, sabes que eres diferente. Pero lo más importante es que sientes la paz interior de seguir tu rumbo y eso es más poderoso que unirte a la masa vacía que se mueve sin Sentir, al son que se toque, o independientemente de quien lo toque.
 
Mantente en eje y haz de esta diferencia que ves, un respaldo para seguir con tu vida. Prémiate por ser quien eres.

Aprovecha el flujo de la masa y sus cosas positivas, que seguro también las tiene, y evita o elude de forma inteligente las cosas negativas, siempre según tu Sentir. Hay radica la sabiduría de caminar por la vida.
 

Elige el personaje que más te convenga en cada momento según tu Sentir.

 

 
Disfrázate con el personaje que te interese en cada momento, actúa como un camaleón, actúa como el mejor de los actores, se el personaje del Zorro, por ejemplo. No es fingir ni engañar, es actuar. Es encontrar la estrategia más adecuada para poner en acción toda tu buena intención interior y con ello avanzar acorde a tu sentir.

Tómatelo como un juego. De hecho, juega al juego de la vida. ¡Ahí está el gran reto, saber jugar!

Adapta tu personaje a las circunstancias, en pro de tu bien y el bien común según tu Sentir. Esa es la verdadera maestría de la conciencia.

Cuando estás verdaderamente fingiendo, mintiendo, es cuando dejas de ser tú y no eres leal a tu verdad. El personaje es solo un instrumento para mostrarte de la manera más adecuada a tu interlocutor para poder así sacar a relucir tu verdad en sintonía con la suya. Sin agredir, sin amenazar,…de la forma más natural. Juega con tus personajes con la intención de mostrarte y de buscar la armonía. La transparencia no es ir desnudo por la vida, sino mostrar tu verdad, tu sentido, en cada momento, sin manipulación, de la forma que sea más acorde y fluida.

Ese saber surfear por el mundo te va a hacer sentir que, a pesar de todo, tú tienes el control de tu vida y vas a hacer siempre lo que sea coherente contigo.
 

 
Y cuando se piensa en una sociedad esclavizada, bajo control, recuerda que no se puede «esposar» un alma ¡nunca!. Tu tienes el timón. Tu tienes el poder de creación y por tanto puedes cambiar las cosas.

Empieza por visionar conscientemente cada situación, cada espacio, cada momento, para poder vivenciarlo y experimentarlo con una visión positiva y de avance. Es la manera de gestionar la matrix y la vida.

La película «La vida es bella», es un ejemplo de gestión de situación extrema y puede ser una muy buena ilustración de como es posible generar belleza, crear la propia realidad, y como puedes influir no solo a ti sino a tu entorno.

Hoy más que nunca, ¿por qué no?, la Vida es bella. Depende de ti.
 

 
Te animamos a participar en nuestros talleres y actividades en donde seguramente encontrarás personas con tus mismas inquietudes y en donde podrás encontrar un espacio seguro para compartir y crecer.
 

A %d blogueros les gusta esto: