En primer lugar, lo más importante, es que tomes consciencia de su existencia y que sepas detectarlos. Ya no es que haya una perdida de alma, su desconexión es tal, es que apenas conocen el Sentir, el calor vital de la verdad, de la bondad, de la esencia. Están enrocados en su carcasa y se han olvidado de la esencia de la vida, de que forman parte del todo y navegan por el mundo sin sentir la vida. Solo miran por sobrevivir, sin importar nada más que encajar en la sociedad, en el mundo loco, sin preocuparse por mirar de cara a la vida, por sembrar esencia, por plasmar alma en lo que hacen, pues su funcionar automático es frio.

A veces, calculador, no dan energía y vida, solo acumulan energía del entorno y miran por su interés sin equilibrar, sin resarcir ni reparar, sin discernimiento ni sentir, sin remordimiento cuando lastiman, sin empatía, incapaz de reconocer la mirada del alma ajena pues de hecho no saben mirar la suya, porque nunca han mirado con profundidad. Esquivan la chispa, no buscan la verdad, solo sacian lo básico y superficial: el cuerpo, y descuidan el corazón y a veces el entendimiento y la razón. Pueden entender tu razonamiento pero lo pueden utilizar para su provecho. No va a reflexionar ni cambiar una postura que vaya contra él.

¿Qué se puede hacer?¿Cómo podemos tratar a personas así?

En una sociedad consciente, se velaría porque estas personas, incapaces de discernir, sin voluntad de escoger entre el bien y el mal, nunca estuvieran al mando. Tienen que estar aprendiendo, son aprendices de la vida, y se tienen que llenar de experiencias y discernimiento. Son almas muy jóvenes, escuderos del devenir. Tienes que ser maestro tajante, riguroso. Son como niños desde el punto de vista espiritual y vital.

Se les deberían tener bajo control, bajo supervisión, detectándolos a edad temprana. Afiliarlos a un maestro vital que les pudiera aportar luz, guiar, y mostrar lo correcto. Llenarles de hábitos sanos, para que la energía positiva fuese derritiendo el hielo del corazón, deshaciendo el velo de los ojos y derribando el muro que les impide pensar y también Sentir. Están encerrados en su personaje.

Se les mostraría una vez más el camino y se es facilitaría la oportunidad de encender la chispa, siempre bajo el control del maestro. El control es necesario para que el mal no se extienda, para que no gangrene y contamine al resto.

Cuando el mal ya está descontrolado, si no hay posibilidad de control, de manejar con la luz su oscuridad, solo quedaría la amputación, el alejamiento, la propia protección consciente para que no te manipulen ni roben la energía.

Si ya no hay esperanza ni control, queda el marcar límites estrictos, mucho más que en la fase de afiliación,  no queda más remedio que desarrollar tu vida protegido de los tentáculos del mal que tiene muchas caras, sin perder la serenidad, siempre tomando las riendas e impidiendo que este tipo de persona sin sentir tomen el mando de la situación y de la vida.

Decidir desde el Sentir

La guía es el Sentir, tener presente el bien y el mal, que no todo vale, que todo cuenta, priorizar eso a cualquier otra cosa, olvidándote del que dirán, de lo que se supone o espera de ti la «sociedad». Debes conservar la serenidad, la alegría y por supuesto custodiar tu energía e invertirla en crear, en avanzar, no en cargar lastre que te roba pedacitos de alma, que destierra lo importante, que te aleja de tu camino.

Reconocer, ser tajante, controlar, mostrar el camino y no divagar/discutir, perder la energía con ellos.

En un mundo de lobos con piel de cordero más que nunca hace falta marcar la guardia, mostrar tu fortaleza y valentía, empuñar el rifle aunque no tires a matar, pero para proteger tu propio valor y seguir en camino.

Cuando te empoderas, cuando te muevas con decisión, ellos te seguirán, muchos, como pastor que mueve el rebaño y se podrá reconducir el orden y establecer las bases de una comunidad que camine hacia el sentido.

Ahora se les está enseñando a funcionar con la maldad. Funcionar con la vida es mucho más fácil.
Lo que hay ahora, se puede reconducir. Se necesitan guías.

Imagen de <a href="https://pixabay.com/es/users/avi_acl-5075433/?utm_source=link-attribution&utm_medium=referral&utm_campaign=image&utm_content=2223129">Avi Chomotovski</a> en <a href="https://pixabay.com/es//?utm_source=link-attribution&utm_medium=referral&utm_campaign=image&utm_content=2223129">Pixabay</a>

En una sociedad loca e inconsciente, donde los desalmados campan a sus anchas, dirigen y actúan sin impunidad: protégete, estate alerta, aléjate de relaciones tóxicas. Construye nuevas, céntrate en crear belleza, armonía y alegría. Que no te trague el caos.

Rompe lazos si hace falta. Ignora a quien solo intenta hacerte mal. Que no ensucie tu vida. Cambia hábitos. Cambia tu entorno. Cambia lo que haga falta.

Aviva tu chispa divina y no permitas que te la roben.

¡Alura! La magia de la vida está en la Alegría del Corazón.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad
A %d blogueros les gusta esto: