¿Qué hacer cuando estamos en un grupo y la mayoría adopta una decisión que no estamos de acuerdo con ella, que nos parece un sinsentido, que nos genera un desasosiego interior?

En primer lugar deberás asegurarte que has argumentado convenientemente con todos los recursos tu punto de vista.

Deberás analizar si esa mayoría ha decidido sigue la voz sin sentido de alguien en concreto, si se han dejado llevar o bien se trata de un consenso, de que realmente no ven como tú la cuestión. A veces el sinsentido puede provenir del conjunto de creencias, a veces erróneas, no desde el Sentir. Es un tema que tenemos que aprender a discernir y revisar.

En el primer caso, deberías intentar mostrar mejor tu verdad para ser capaz de iluminar al resto y así reconducirlos a retomar el sentido.

Si se trata del segundo caso, no tienes más remedio que posicionarte, aunque eso signifique no participar en eso que se está decidiendo y dejar que fluya la decisión sin que te afecte a ti y a tu proceder, siempre manteniendo tu coherencia con tu Sentir, es decir, «no pasar por el tubo».

A veces hablamos de pequeñas cosas,y que tendrán fácil remedio si la decisión finalmente es equivocada (y que servirá para todos de aprendizaje para detectar las evidencias de los sinsentidos), pero a veces podemos estar hablando de cuestiones que afecten al modo de vida o el devenir de la sociedad. En este caso lo que deberías hacer es intentar mostrar tu verdad y contagiar de sentido a cuantos puedas para revertir el sinsentido.

Así, poco a poco, a pequeña escala y a partir de ahí, ir evolucionando en conjunto. Es una tarea paulatina, todo a su ritmo.

A veces uno cree tener el sentido (la verdad, la razón) y en realidad puede que no sea así. Bastará con ir viendo como van las cosas pero sobre todo analizarte como te sientes tú, si estás acorde con tu Sentir realmente, si vives en coherencia. Si te has salido del grupo, de la decisión porque no va contigo no deberías juzgar o esperar malos resultados de sus decisiones. Si es así, puede que quiera decir que había algo oscuro en tu contraposición, y posiblemente no venía de tu Sentir. Pero incluso así, servirá en tu proceso de aprendizaje y discernimiento desde el Sentir.

Desde luego no te servirá de mucho acatar conscientemente y a sabiendas de que es un sinsentido las decisiones colectivas cuando son un desastre o no van contigo. Huye de eso.

Se fiel a ti y no a la mayoría. Pero se consecuente y no participes del grupo/asunto si no has conseguido mostrar el camino y animar a ese asunto/grupo hacia ese buen sentido.

Lo que no tienes hacer nunca «es la mayoría, hay que aceptarlo».

Se valiente y practica el «NO CONSIENTO» cuando verdaderamente no vaya contigo. Tu corazón se alegrará de tu valentía.

¡Alura! La magia de la vida está en la alegría del corazón.

A %d blogueros les gusta esto: