Entendemos como «la oscuridad» a las situaciones que se generan en nuestro mundo y que promueven: la ausencia de sentido vital, el miedo, la muerte, el ir contranatura, el desequilibrio, la violencia, a la manipulación de la información, a la muestra de incoherencias constantes por parte de muchas personas influyentes (políticos, cientificos, religiosos,…), al control extremo, a la censura a la libertad de información, y tantas y tantas cosas que actúan en contra de la Vida y la verdadera libertad y libre albedrio del Ser Humano.

En algunos momentos de la historia «conocida» de la humanidad, podemos ver como «la oscuridad» se propaga y se generaliza en el mundo, generalmente fomentada por agentes externos de «poder». La intensidad con la que se presenta «la oscuridad» en algunas ocasiones es tan direccionada y tan fuerte que nos puede ocasionar la sensación de que la situación nos supera y puede generarnos impotencia, angustía, bloqueo, no saber como actuar,…

Como salida rápida y un poco a la desesperada, vemos que algunos vuelcan gran parte de sus esperanzas a que una actuación divina genere un milagro, o que los hermanos mayores del espacio vengan a salvarnos, o que un héroe actúe y nos libere de la situación, y así mil y un deseos de actuaciones, siempre externa,s que se nos puedan ocurrir en la imaginación colectiva…

No dudamos que contamos con ayudas externas (nosotros mismos las hemos experimentado y vivido). Pero esas ayudas no están ahí para hacer nuestra parte de trabajo. Si queremos empoderarnos y ejercer nuestra capacidad de agentes de cambio y de creación (activar nuestro chamán interior), no deberíamos ni siquiera contar con ellas (eso sería un más a más, y en todo caso sería un colaborar) y la pregunta que nos tendríamos que hacer es: ¿Cómo podemos nosotros ayudar a contrarestar tanto sinsentido?¿Cómo podemos equilibrar tanta oscuridad?

A continuación exponemos un propuesta canalizada desde nuestro Sentir más profundo, por si puede servir de ayuda.

Aporta tu luz y actúa desde tu Sentir

Simplemente te queda intensificar tu luz. Así de sencillo.

Mientras más incoherencia veas, mientras más sinsentidos detectes, más debes tú afianzarte como lo que eres: un Ser en equilibrio, un Ser que crea armonía, un Ser que emana luz.

Porque esa luz tuya difumina la oscuridad que te rodea.

Esa luz tuya sirve de guía. No solo a ti, sino a cualquiera que necesite algo de apoyo y esperanza.

Tu luz no quema ni arrasa, pero sirve de Norte, como una mismísima estrella guía.

Es verdad que podemos ver que todavía, hay mucha gente «zombie», dormida, pero sobre todo hay mucha gente con miedo, que necesita ver luz para animarse a ser ellas mismas y no seguir a la masa incoherente.

A cada incoherencia detectada que lo contrarreste un plantar tuyo de una acción que sirva para aportar equilibrio.

Pon tu Alma en cada cosa que hagas

Pon tu intención. Pon tu luz. Pon tu energía, tu esencia. Si tu alma crea a conciencia un mundo con sentido, por pequeño que sea al principio, es la mejor manera para poner freno al sinsentido imperante.

Se trata de ir diseminando semillas de acciones positivas. Son actos útiles para el ahora, porque te aportarán luz a ti y para el futuro porque crecerán y se propagaran en arborescencia en tu mundo.

Acciones sencillas y simples pero sobre todo continuadas, potenciadas por el efecto compuesto, pueden llegar a generar grandes cambios de forma natural, de forma equilibrada, sin grandes sobresaltos, y sin grandes desmedidas.

No subestimes tu poder como agente de cambio como agente creador. Si tu intención es pura, tus acciones serán como un oasis de agua fresca para el sediento que lleva tiempo en una travesía por el desierto.

Cuando te paras y descubres este elenco de acciones del sinsentido que te rodean, solo por el hecho de detectarlas, ya están ejerciendo oposición, pues no habría filtro posible si no tienes tú en tu centro la guía que contrarresta y por tanto te ayuda a encontrar la incongruencia.

Promueve pequeñas acciones positivas en tu día a día

Por ejemplo, una manera es cuando escribes y compartes lo que sientes en esencia. O cuando compartes tu canto del alma o tu alegría con quienes te rodean. O cuando por iniciativa propia, limpias y embelleces de forma espontánea (por qué así lo sientes) un lugar natural que estás visitando y que ha sido ensuciado y ultrajado por la irrespetuosidad de algunos (todavía muchos). Hay tantos ejemplos de pequeñas acciones poderosas que podemos hacer en el día a día para contrarestar la oscuridad.

Cuando planeas tus proyectos en base a tu Sentir, con respeto a la Vida, estás generando mucha luz. Cuando das cualquier paso a conciencia en sentido opuesto al sinsentido no haces otra cosa que iluminar, brillar y deshacer la oscuridad.

Tú, en tu día a día, en tu mundo de acción, en tu área de influencia, te puedes mostrar como sientes y por supuesto, actuando con sentido desde tu Sentir.

Deja que los que vean tu llama se acerquen si necesitan escuchar, ver y comprender lo que tu eres: alguien que siente, alguien que muestra su sentir, que crea vida y se mueve en equilibrio.

Tus frutos, los pasos de tu camino, serán estela. Sigue adelante.

Da rienda suelta a tu creatividad para aportar luz al mundo que quiere resurgir en armonía y belleza.

Hazlo desde la Alegría de Vivir, consciente de tu aportación, del valor que ello supone.

Con esto sin duda, contrarrestas la oscuridad y aportas paz.

¡Adelante CORDE: Mente despierta con corazón valiente!

¡Alura!: La magia de la vida está en la alegría del corazón.

Te animamos que compartas con nosotros tu propuesta de pequeñas actividades positivas a realizar en el día a día para contrarestar «la oscuridad»

 

NOTAS ADICIONALES DEL CONTEXTO SOBRE EL QUE SE ESCRIBE ESTE ARTÍCULO.

En este 2020 estamos viviendo momentos del dominio de la oscuridad en un gran parte de la humanidad. La crisis sanitaria generada es una oportunidad que nos permite ver los diferentes personajes que mueven el mundo y sus intenciones, tanto a nivel global como a nivel local.

A «la oscuridad» nos referimos a cómo se presenta por doquier la ausencia de sentido, el ir contranatura, a la manipulación de la información, a la muestra de incoherencias constantes por parte de muchas personas influyentes (políticos, cientificos, religiosos,…), al control externo incesante, a la censura de información extrema, y tantas y tantas cosas que actúan en contra de la Vida y la verdadera libertad.

No queremos entrar en «el transfondo» de donde proviene esta oscuridad dominante. Cada uno tiene la capacidad de discernir desde su Sentir y cada uno puede investigar a través de las innunmerables fuentes  (antiguas y modernas) así como los vestigios arqueológicos que nos hablan desde diferentes perspectivas de ello.

De hecho, aunque tener una idea sobre «qué hay detrás de  la oscuridad y sus objetivos» sirva para obtener una mayor comprensión del mundo en el que vivimos (y sobre todo para tranquilizar a nuestra mente racional que necesita entendimiento concreto),  creemos que no es esencial. Debería ser más que suficiente detectar que existe. Ahondar en esta cuestión (qué hay detrás de la oscuridad) lo que puede favorecer es fomentar el miedo y perdernos en el entretenimiento de los detalles, y flaco favor nos estaríamos haciendo al correr el riesgo de perder el foco esencial de como actuar ante su presencia.

A %d blogueros les gusta esto: