No confundas la esencia. La esencia no es magia. La magia, el poder, reside en ti.

La esencia es una chispa pura de información y vibración que te ayuda a recordarte a ti mismo quien eres, hasta donde puedes llegar. Es un apoyo para que te pongas en marcha cuando decidas ponerte en marcha. Un bastón que te ayuda a caminar, pero eres tu quien camina y quien te hace caminar.

La esencia es tan natural que te hace conectar con tu propia naturaleza.

Es captar la vibración y el momento y hacerte llegar esa información a ti, para hacerte reaccionar, sentir, como cuando visualizar una fotografía te puede llegar a remover.

No es algo físico o químico, es un ancla con tu ser interior. Igual que una sonrisa te afecta, igual que unas palabras bonitas te llegan, tomar las esencias te aporta vibracionalmente un mensaje que si conecta realmente contigo te va a resultar de utilidad en tu camino, en el rumbo, en la meta que estés iniciando o acometiendo.

Si tomas esencias y no pones espíritu (y ganas), si no pasas a la acción y esperas que sean como una varita mágica que  te haga tomar un atajo para llegar a tu fin, estas confundido. La magia reside en ti.

Si estás dispuesto a devolver la sonrisa cuando te sonríen, a esforzarte a avanzar con el bastón, si hace falta, a sentirte a ti y a tu verdad, tu vibración. Si estás dispuesto a volver a sentirte naturaleza, tu ciclicidad, tu autenticidad. Depende de ti, no hay varitas mágicas, pero si pequeños rituales que muestran tu compromiso, que te recuerdan a ti y al mundo hacia adonde vas.

Con las esencias ni te vas a dopar, ni te vas a iluminar, ni ellas te van a sanar, pero si vas a iniciar tu camino de acción hacia trabajar el propio conocimiento interior y para plasmar en tu realidad lo mejor de lo que tu eres.

Si te quieres apoyar en nuestras esencias, especialmente creadas y ritualizadas en el «Montsec, Terra Xamànica», puedes obtener más información en:

Así mismo, si lo deseas, puedes participar en aquellos talleres que realizamos y donde introducimos prácticas de creación de tu propias esencias.

En cualquier caso, te animamos a que crees tus propias esencias allá donde estés con los elementos que sientas que necesites. Es una práctica ritual preciosa y poderosa. Un contrato de compromiso contigo mismo sellado en la esencia.

A %d blogueros les gusta esto: