En algunas ocasiones, tal como entendemos en particular algunas palabras, nos llegan sobrepasar y nos crean límites inexistentes. Un ejemplo que hemos observado últimamente es el caso de arte y creatividad.

En base a nuestra experiencia reciente en una asociación de creatividad local, hemos visto a muchas personas que confunden la creatividad con el arte. Estas personas no se atreven a expresar su creatividad porque no se ven merecedoras de ello, ya que no dominan ninguna técnica especial, ni creen que tienen algún talento que sobresalga de forma espectacular sobre los demás, o no han expuesto nunca en público, o no se le reconoce oficialmente desde fuera como artista…

Ello nos ha animado a realizar el presente artículo, ya que para nosotros, la creatividad es un talento innato en todos nosotros y es un aspecto que deberíamos desarrollar y mostrar en nuestro día a día.

Muchas veces confundimos creatividad y arte.

¿Qué es la creatividad?

La creatividad es la magia pura que nace del alma y nos ayuda a solucionar de manera hermosa la vida, de manera saludable, de manera armoniosa.

La creatividad tiene que ver con el espíritu, la intención, la energía pura y sin filtros.

La podemos aplicar en todos los aspectos y ámbitos de nuestra vida, para poder avanzar y ser mejores en todo momentos. La creatividad la podemos utilizar para resolver todo tipo de problemas en nuestro día a día (en el hogar, en el trabajo, con las finanzas personales, con la pareja, en los conflictos,…) tanto en el mundo de las ideas como en el mundo material, buscando soluciones nuevas e ingeniosas o mejorando las que ya existen. Es un talento innato maravilloso al alcance de todo el mundo, cada cual en su medida.

La creatividad nos susurra como una gran amiga consejera y nos hace vibrar en positivo. Después, debemos tener la convicción, la voluntad de querer aplicarla en nuestro día a día.

 

¿Y el arte?

En el arte, como su origen etimológico indica, hay oficio. Hay unas técnicas que se utilizan con un propósito, ya sea generar belleza, ya sea estética o ya sea impactar en los ojos y espíritu o interlocutor que ve nuestra obra.

Arte versus creatividad

La creatividad va dirigida hacia uno y hacia Todo. El arte, que busca expresar, va dirigido al otro, al espectador, para que reconozca al autor y así verse reconocido. El arte necesita de un espectador, de un otro

La creatividad fluye de toda alma. El arte, tal como se entiende en nuestros días, lleva nombre y apellidos y firma de autor.

Aún así, cabe decir, que aunque el arte bebe (o debería) innumerables veces de la fuente de la creatividad, en muchas ocasiones llamamos arte al aplicar una buena técnica aprendida en la que somos diestros, aunque simplemente estemos realizando una copia y no hayamos puesto para nada nuestra alma creativa en ello. Y curiosamente, a veces, no somos capaces de reconocer la creatividad que va ligada a la expresión del alma, en el trazo simple, o los versos de una mano que por primera vez se atreve a plasmar en papel su esencia o en la belleza de la confección de un pastel innovando en los ingredientes y dejando aflorar la esencia de nuestra alma en la combinación exquisita de su sabor.

Mientras más creativos seamos en nuestras vidas, más cerca estaremos de convertirnos en los creadores de la realidad que nos rodea, pues estaremos en contacto directo con nuestra alma.

A veces el arte, tal como se entiende hoy (negocio que genera), no une, sino que individualiza, es clasista y separa. A veces hay obras de un «artista reconocido» que no son nada creativas, ni transmiten, pero «compramos» el nombre igual que compramos la marca, y damos la concesión a la obra, a priori, de un valor que a lo mejor en ese momento realmente no tiene. ¿No has mirado nunca una obra reconocida pero que no te dice ni te hace sentir nada? Y en cambio asentimos ante tal magnificiencia impuesta por los «expertos» en el tema…¿Quizás aquí también, en lo más fácil, dudamos de nuestro propio criterio, de nuestro Sentir evidente y delegamos ese poder a terceros, como en otras facetas de nuestra vida?

Menos etiquetas en la vida y en el arte y más creatividad en nuestro día a día.

Que no te empequeñezca la palabra artista, ni arte. Tu eres más que eso, eres creativo, y lo eres en esencia. Todos lo somos.

¡Atrévete!¡Desarrolla y muestra tu creatividad con gozo en todas las facetas de tu vida!

A %d blogueros les gusta esto: