Tiempo de lectura: 4 min.

Quizás no pensasteis que iba a suceder, pero el cambio ya está aquí. Las circunstancias del mundo ahora son diferentes. Reconocedlo. No podéis seguir con vuestra rutina como si nada hubiera cambiado. Ha llegado el momento de afrontar los tiempos convulsos.

Ante la nueva incertidumbre, lo mejor es actuar en familia. Debéis ajustaros al cambio: toca adaptación. Y ajustar la vida a la adopción de un modus vivendi más colaborativo.

De hecho, esta crisis es una bendición para retomar unas líneas de vida que tengan más sentido y os sean más beneficiosas.

Encarad pues el futuro con un nuevo comportamiento, una nueva mentalidad y actitud que se rija desde el ánimo del Sentir y os lleve a la acción.

Inspirad y ser valientes. Salid en busca de la Verdad.

Escribid con valentía vuestro destino. No hay que tener miedo a crear lo nuevo, un mundo con más sentido, más humano. Dejad libre vuestra creatividad e imaginación. Trabajad la curiosidad, no temáis explorar, ni equivocaros.

Es momento de reorientar vuestras vidas y reinventaros.
No desestiméis el potencial ilimitado del espíritu humano.

No os centréis en el dinero. Es cosa del viejo mundo que se desmoronará. Centraos en el Valor, lo que generará confianza y os empoderaréis y creceréis y avanzaréis.

Confiad entre vosotros, mutuamente. Sois un equipo, y debéis formar equipo. Es tiempo de generar sinergias con los que te acompañan. Confianza en co-crear conjuntamente.

Para este nuevo mundo debéis ser más reactivos. No trazar planes infinitos. No es tiempo de postergar.

Debéis ser capaces de estar en el presente y empezar a aprender a actuar con más velocidad. Respuestas más rápidas y saber rectificar, adaptando y corrigiendo el rumbo. Pero sí o sí, es tiempo de estar más activos, en marcha.

Para ello, como siempre, en primer lugar, escuchar más, estar atentos, no solo al contexto, a lo que pasa, sino a vosotros mismos, a vuestras ideas.

A cada momento, si prestamos atención, nos puede venir un mensaje importante. Hemos de saber transmitirlo.

Es tiempo de ser transparentes, a hablar sin tapujos. Es tiempo de hacer honor a la verdad. No somos niños pequeños s quienes se les endulza el lenguaje y la vida. Decir lo que realmente está pasando ayuda a comprenderlo y a transmutarlo si hace falta.

No temáis a no tener experiencia en estas situaciones. Se aprende haciendo, a medida que vayamos aprendiendo las lecciones nos podremos transformar.

Es tiempo de valientes.
Es tiempo de tomar la responsabilidad de actuar.
Ya no toca esperar a recibir órdenes para mover un ápice.

Hay que tomar conciencia.

Date tú el permiso y no dudes de que van a surgir de ti respuestas audaces, quizás poco convencionales, precisamente porque estarán impregnadas de conciencia y compromiso con la vida.

Los apegos, las dudas, y tantas cosas son solo distracciones que te apartan de desarrollarte a ti, tu inventiva, tu poder de generar, de crear.

Planta cara ya al desafío de tomar las riendas. Ponte al frente.  Asume la realidad sin tapujos.
Con alegría, toma el timón para navegar sobre aguas turbulentas. Es una aventura hacia un nuevo futuro.

Responsabilidad, creatividad, entusiasmo. Dejar que nuestra chispa divina nos impulse para generar belleza y orden.
Hacer limpieza de lo que ya no sirve más.

Lidera tu vida en acción. Da un paso más y encara la adaptación con espíritu de fortaleza, dando voz a tu voz y escucha tu gran valor.

Inspira, inspírate y se capaz de inspirar a tu grupo. Abre camino, muestra camino. Entiende que el camino no lo vas a hacer solo.

Es tiempo de caminar en equipo.

A %d blogueros les gusta esto: