Tu coraza interior, más que ser una frontera, un escudo fijo y rígido es algo así como una coraza latiente, que respira. Tu coraza no debe aislar tu corazón. Es importante que tu corazón fluya con toda tu energía hacia afuera.

Y también tu corazón ha de estar conectado con cuanto te rodea y recibir inputs.

Tu conciencia es como la circulación sanguínea o la respiración. Entra la información, las sensaciones del entorno, se filtra en tu Sentir, en la parte energética de tu corazón, y sale discernimiento.

Esta coraza interior más bien se trataría de un halo de conciencia serena de ser completamente certero de que guardamos en nuestro interior un gran tesoro: nuestro Sentir, y que debemos considerarlo y darle la prioridad que se merece.

Es nuestro tesoro natural y a veces lo descuidamos, lo apagamos, lo negamos, nos olvidamos de que está ahí.

Esa coraza es una gran corona de brillo (un halo) que te recuerda que está activo tu Sentir, tu conexión con tu corazón, con la esencia, con la fuente.

Si mantenemos nuestra coraza interior, nada debemos temer del exterior, ya que nuestra parte esencial quedará integra.

Brilla como una estrella flamante. Si no hace aguas, mi corazón y mi Sentir, mi esencia estarán protegidos y estarán a la vez en expansión.

No pienses en un escudo que encierra tu corazón. Piensa en una coraza que respira y late, proyecta hacia afuera. Una coraza empoderada por el Sentir y que por tanto estará prevenida hacia los ataques de la negatividad exterior, llámale engaños, incongruencias, desequilibrios,…

En los momentos de oscuridad, de amenaza externa debes sobre todo prestar atención en mantener en equilibrio tu coraza interior y conectado con tu Sentir y actuar en coherencia. Con ello, si lo logras, nada debes de temer en realidad.

Esa conciencia del propio Sentir se convierte en coraza que ilumina y refleja hacia afuera aportando luz con tu paso por la vida, en coherencia, armonía y aportando tu valor, aquello que debes mostrar.

No dejes de ser un corde (mente despierta y corazón valiente) y late en armonía vital, sin miedo, Sintiendo.

A %d blogueros les gusta esto: