Se feliz con el proceso y el resultado formará parte del proceso. Un punto más en la cadena vital.

Piensa que tu vida es movimiento y también lo es tu proyecto, tu juego, aquello que inviertes tu vida, tu tiempo, tu SER.

El resultado de un día forma parte de la cadena de vivencias de tu experiencia vital.

Puede que un día no lo valores positivamente, pero es un vaivén, una ola que te servirá para tomar impulso nuevamente hacia «otra cosa» con un nuevo enfoque, con nuevos ingredientes, aplicando el saber de tu experiencia para continuar disfrutando en hacer tu camino. Cada resultado que obtengas será un regalo precioso de información sobre que cerca estás en lo que te quieres convertir o experimentar.

Sea lo que sea, piensa en cualquier plano de tu vida, desde hacer un plato de cocina, un proyecto, un libro, una preparación física. La vida es aprendizaje creativo y ahí está el secreto. Y en el proceso creativo siempre obtendrás resultados de los que podrás aprender, re-crear y evolucionar.

Muchas veces nos centramos demasiado en la expectativa «del cómo y el qué» del resultado que deseamos obtener y postergamos nuestro disfrute a cuando hayamos conseguido dicho resultado. Parece que nuestro éxito dependa de obtener exactamente como lo hemos proyectado, y nos olvidamos de disfrutar y dejar fluir nuestra creatividad en nuestro día a día para vislumbrar alternativas más armoniosas que nos acerquen al resultado esperado o incluso que nos genere un resultado aún mejor.

No nos arriesgamos a innovar, improvisar, fluir, en el proceso por miedo al fracaso. Pero no existe el fracaso cuando obtienes un resultado. Siempre sacarás provecho de él. Sobre todo si has disfrutado y puesto tu alma en el proceso. Éste es un muy buen indicativo de que estás en el buen camino.

Mientras más disfrutes de tu vida, de tu SER y HACER, más disfrutarás de los resultados, sean los que sean.

¿Cómo considerar el resultado aunque tengamos desapego de él? Su importancia en la Sociedad

El resultado es un aliado, te da pistas sobre que hacer, que rectificar. Cada resultado es un escalón. Lo importante es el aprendizaje, es tu aprendizaje y por supuesto no parar de construir escalones, eso es lo que te hace VIVIR.

Lo importante es que la escalera que dibujes se dirija hacia donde tu realmente eres feliz y te sientes pleno. Decide tu rumbo desde tu Sentir.

ALURA! La magia de la vida está en la Alegría del Corazón.

A %d blogueros les gusta esto: