En mucha ocasiones, nos preguntamos por qué encarnamos en un planeta tan hostil, donde el miedo impera, el “sinsentido” es el “sentido más común” y la oscuridad nos ciega la mente y el corazón.

Una posible respuesta puede ser la siguiente:

“En el ciclo de la vida, en tu paso por el mundo, vas a descubrir cual es tu legado, vas a experimentar SENTIR, vas a poder realizarte.

Precisamente, mientras haya oscuridad tu luz va a tener mayor sentido.

Las condiciones para expresarte van a ser las adecuadas pues vas a ser tu mismo quien cree la realidad, quien domines, quien interactues, para mostrarte con brillantez, es la manera de conocer y vivenciar tu esencia en plenitud, desplegar tus ramas con todo tu potencial, pero a tu propio son.

Eso es lo bello, lo maravilloso, lo auténtico y lo que aporta disfrute y SENTIR a la VIDA. Si conoces absolutamente todo, el camino más rápido, las puertas secretas, la duración del recorrido, si no hay sorpresas en el laberinto, el laberinto en si pierde la gracia, pues no es vivencial ni enseña a descubrir nada.

Disfruta pues del laberinto, intuye, marca el rumbo, descubre también puertas secretas, y deja huella y luz para ayudar a otros en el camino.

Si lo que me estás diciendo es que no quieres laberinto, que quieres un camino ancho, preciso, sin contratiempos y previsible, dejarías de SENTIR y DIVERTIRTE, se perdería el sentido del juego.

El laberinto es un juego de atención, habilidad, visualización, de recordar, de crear sinergias, de llevar solo lo necesario que no retrase tu camino, de CREAR, de SOÑAR, de TEJER lazos, escaleras que nos lleven a nuestra misión a nuestro sino.

El camino ya es un regalo.”

Esperamos que os anime y os aporte una chispita de luz en vuestro camino.

ALURA: La magia de la vida está en la alegría del corazón.