¿Qué es la PREOCUPACIÓN?

Una definición de la preocupación, en su besante negativa y tal como la entendemos normalmente, sería: «Es el miedo proyectando imágenes falsas o distorsionadas en tu mente, polarizando y ofreciendo una única visión negativa de los potenciales hechos que puedan ocurrir».

Una estadística demoledora es que el 90% de las cosas que nos preocupan nunca se dan.

La preocupación negativa constante, mina la energía vital, limita tu capacidad de avanzar y reduce tu creatividad.
Como indica la misma palabra, la preocupación debería ser la parte «pre» de la «ocupación», y tendría que contemplar todas las posibilidades antes de emprender las acciones.

La problemática subyacente, es que vivimos bajo el miedo y por lo tanto, sólo proyectamos la parte negativa de los posibles potenciales. Ante un contexto de miedo proyectado normalmente buscamos la seguridad en vez de desarrollar nuestra confianza.

Si te corroe en tu día a día la preocupación negativa y te das cuenta de ello, es un buen momento para que estudies en que estado vital te encuentras y veas que es lo que te hace mover normalmente.

¿Cómo gestionar la preocupación?

  1. Aceptando que es una falsa propaganda de lo que puede pasar ya que no contempla las posibilidades positivas para ti.
  2.  

  3. Aceptando los ciclos naturales en tu vida y que también tendrás «inviernos». ¿Estoy preparando para el «invierno»?¿Qué necesito para soportarlo cuando llegue?¿Qué voy hacer en el invierno en mi beneficio?
  4.  

  5. Analizando la preocupación ¿Cual es la peor consecuencia que me muestra la preocupación?¿Puedo asumirla?
  6.  

  7. Proyectar también las posibilidades positivas, desde la alegría, desde el Sentir.
  8.  

  9. Decidir que hacer, que medidas tomar y pasar a la acción (cambio de estado de pre-ocupación a ocupación).

 

¿Cómo hacerte amigo de la preocupación?

Voy a permitir que el miedo, en forma de preocupación, me avise de ciertos hechos que pueden ocurrir pero no dejaré que me convenza de que son los únicos posibles hechos y no voy a permitir que controle mis reacciones. También voy a permitir que mi Sentir y la Alegría de Vivir me muestren posibles hechos que puedan ocurrir.

Ante los posibles escenarios (negativos y positivos) analizaré, valoraré, priorizaré y definiré las medidas a realizar en cada caso y tomaré la decisión de actuar en coherencia.

ATENCIÓN: Si siempre te dejas controlar por la preocupación negativa y no pases a la fase ocupación,corres el riesgo de que el invierno en vez de durar 4 meses, dure 12 meses.

A %d blogueros les gusta esto: