La muerte no es muerte, es un tránsito… La verdadera “muerte” es el NO VIVIR PLENAMENTE, el dejar escapar la vida, el vacío vital, el NO TENER TIEMPO para lo esencial.

Mi poema está dedicado a todas aquellas almas que con las que cruzo la mirada en el camino y que andan encerradas en rostros grises, que no se escuchan ni ríen, ni viven… y mueren en vida.

SE ME ESCAPA LA VIDA

Se me escapa la vida.
Entre las zozobras de lo cotidiano,
entre tumultos de cuajos andantes
que ni piensan ni sienten.
Entre bolsos con carteras afiladas
que hieren el tiempo.
Entre voces vacías que ensordecen
el latir de la esencia.
Se me escapa la vida
Y no me veo,
y no me SIENTO.

Se me escapa la vida.
Y la agarro en un segundo,
como presa del destino
que no me pertenece.
Como agua que fluye
sin sangre.
Como el avispero que zumba
un latido mortal.
Se me escapa la vida.
Y no me escucho,
y no me creo.

Se me escapa la vida.
Con la displicencia de la sin locura.
Con el aire sembrando de lodo
mi ese otro cuerpo.
Con la marca de la boca cincelada
que jamás se ha dicho creadora.
Con los ojos atrapados en los puños,
sin la intención de huir.
Se me escapa la vida.
Y no me reconozco,
y no me siento.

Cruce de miradas…

El alma en los ojos
confesaba su penuria
y su anhelo.
Y yo que siento,
y yo que escucho,
y yo que veo…
Vi prados verdes de verdad
en su mirada.
Sentí la libertad latente
de una vida hermosa.
Y escuché la canción en susurros
de su celestial voz:
música viva, latido eterno,
luz preciosa y única,
lista para germinar con sencillez.

¡Déjate vivir! ¡Tú decides!
-dijo mi silencio,
con forma de arrullo esperanzado.

Me dejo escapar la vida…,
-sentenció finalmente el alma,
aunque solo susurrase
su siempre fugaz mortal mantra:
¡NO TENGO TIEMPO!
¡No tengo tiempo!
¡No tengo tiempo…!

 

Montserrat Clemente Alcázar.

1er. Círculo Internacional de Poesía y Arte Mujeres Puños Violeta

 

 

A %d blogueros les gusta esto: