Tener un corazón cerrado es un billete directo hacia el NO SENTIR, a la DESDICHA. Muchas personas cierran su corazón ante el miedo a sufrir, como medida de protección, en vez de gestionar correctamente el dolor en un corazón abierto. Pero…¿Quien nos ha enseñado a ello?…Hay que hacerse el duro, no llorar, hay que sacrificarse y aguantar, resignarse, es así, nos dicen por doquier…

Estamos en un mundo de corazones cerrados. Nos provocan un mundo de corazones cerrados. La proyección del miedo es constante, martilleante. El miedo cierra corazones. Un corazón cerrado nos desconecta de nuestro SER.

Para volver a SENTIR y conectarte con tu SER, es esencial que abras tu corazón. Es el primer paso para disponer de un corazón alegre y un corazón valiente, objetivo final para que puedas disfrutar de la plenitud del juego de la vida y te alinees con tu propósito. !Fuera miedos!. De poco te sirve una gran mente despierta si tienes un corazón cerrado. ¿Quizás para vivir en una fantasía?

Te propongo una práctica sencilla  que puedes realizar en tu día a día para tu mism@ iniciar ese camino. Una práctica sencilla y simple, pero no exenta de dificultades derivadas de tus hábitos adquiridos, que requerirán de tu esfuerzo, paciencia y determinación.

Te propongo que aumentes tu frecuencia amorosa. Decide hacedlo. Todo es decidir, elegir y tu tienes ese don, utilízalo pues.

Ponte en mente, un esfuerzo, para mantenerte lo amoroso posible en tu vida diaria.

Que tu reto sea conseguir estar un solo día en esta vibración. Esto significa que evitarás la queja, la maldición, la discordancia que te hace sentir fuera de eje.

Lo importante de este ejercicio es la práctica. Cuando notes que rompes ese estado, que vas a lo negativo, debes enmendarlo, empezar de nuevo, hasta conseguir tus 24 horas en paz.

Estar amoroso no significa que finges, significa que elige una opción, que decides, que optas por una frecuencia que se traduce en una esencia que aflore tu propio SER.

Ser amoroso es dar más besos, más abrazos, más bendiciones, más suspiros de aceptación. Significa usar palabras bonitas. Las palabras están llenas de energía. !No sabes cuantos “te quiero” vas a recibir de vuelta!. !Cuantas bendiciones!. Es así como funcionan las cosas.

Siembra a poquito a poco y pronto recogerás. Empezando por TU SENTIR del corazón. Hay dentro. En ese centro, que conecta nuestra vida plena.

!Abre pues tu corazón! ¿Lo harás?.

Te aviso que el camino puede ser largo, pues no es fácil mantenerse en esa sintonía cuando uno no tiene ese hábito, pero ese camino es esencial y es así. La paciencia es aceleradora. La determinación facilita el camino.

Cuando tu sonrías y sonrías y sonrías… tu corazón empezará a sonreir y de hay nace la magia.

“Si sonries, la vida te sonríe”, ese podría ser tu lema durante la práctica.

¿Te falta alegría?. Siembra pues. No esperes más. Ejercítate en esto. Hazlo aunque te parezca exagerando, incluso tonto, o falso…pues es una manera que está en tu poder para modelar y domesticar “tus demonios” / “tu intelecto” que te bombardea y ensordece. ¿Podrías contar cuantos abrazos, cuantas sonrisas, cuanto amor brota de ti cada día?.

Querid@ amig@ adelante! La VIDA te espera.

ALURA: La magia de la VIDA está en la ALEGRÍA del CORAZÓN.

A %d blogueros les gusta esto: