Presentamos un resumen de los “7 HÁBITOS DE LA GENTE ALTAMENTE EFECTIVA” del reconocido Stephen R.Covey y que nosotros llamamos “hábitos del buen hacer”.

Los 7 Hábitos, son hábitos de alta efectividad. La verdadera efectividad se basa en principios atemporales y están en armonía con las leyes de la vida (¿las conoces?…en otro artículo hablaremos sobre esto).

Las personas efectivas (que realizan un “buen hacer” en sus vidas) se guían por sus propios objetivos y gestionan sus vidas a partir de principios y valores. Las personas inefectivas (que realizan un mal hacer” en sus vidas) siguen los objetivos de otros y gestionan sus vidas a partir de cuestiones “urgentes”.

Cómo la vida misma nos propone a través del mundo de experimentación dual, vamos a entender los 7 hábitos a través del análisis de sus opuestos.

HÁBITO 1: SER PROACTIVO.

HÁBITO 2: COMENZAR CON UN FIN EN MENTE.

HÁBITO 3: PONER PRIMERO LO ESENCIAL.

HÁBITO 4: PENSAR GANAR-GANAR.

HÁBITO 5: BUSCAR PRIMERO ENTENDER, LUEGO SER ENTENDIDO.

HÁBITO 6: SINERGIZAR.

HÁBITO 7: AFILAR LA SIERRA.

GENTE “BUEN HACER”

GENTE “MAL HACER”

HÁBITO 1

Ser Proactivo. Las personas proactivas no se limitan a tomar la iniciativa. Reconocen que son responsables de sus elecciones y que son libres de elegir en base a principios y valores, en lugar a partir de estados de ánimo o situaciones externas. Las personas activas son agentes de cambio, y lo más importante de su propio cambio. Ser reactivo. Las personas reactivas no se responsabilizan de sus propias vidas. Se sienten víctimas de las circunstancia, de su pasado y de otras personas. No se ven como la fuerza creativa de sus propias vida.

HÁBITO 2

Comenzar con un Fin en Mente. Las personas, las familias, los equipos y las organizaciones modelan su propio futuro creando una visión mental y un propósito para todos los proyectos, ya sean grandes o pequeños, personales o interpesonales. Identifican los principios, relaciones y propósitos más importantes y se comprometen con ellos. Dejarse llevar por el Fin de otros. Estas personas carecen de visión personal y no han desarrollado un sentido profundo de significado y propósito personales. No han pagado el precio de desarrollar su Enunciado de Misión Personal y viven una vida basada en los valores de la sociedad, en lugar de en valores personales elegidos conscientemente.

HÁBITO 3

Poner primero lo Esencial. Las personas que establecen primero lo primero organizan y ejeccutan en base a sus prioridades principales. En cualquier circunstancia, viven y actuán en base a los principios que más valoran. Poner primero lo “urgente” pero superfluo. Estas personas se han convertido en gestores de “crisis”, incapaces de centrarse en tareas de alto desempeño, debido a su preocupación por las circunstancias, el pasado o las demás personas. Quedan atrapadas en la vorágine del “sistema” y actúan movidos por la “urgencia”.

HÁBITO 4

Pensar Ganar-Ganar. Las personas que piensan Ganar-Ganar tienen una estructura mental y emocional que las lleva a buscar el beneficio y el respeto mutuos en todas las interacciones. Piensan en términos de abundancia y de oportunidad; en términos de “nosotros”, no de “ellos”. Buscan sin cesar el modo de construir relaciones con mayor confianza mediante depósitos en su cuenta bancaria emocional. Ganar-Perder o Perder-Ganar. Estas personas tienen una Mentalidad de la Escasez y entienden la vida como un juego de suma cero. Son comunicadores ineficaces y hacen reintegros de las cuentas bancarias emocionales de otras personas, lo que da lugar a una mentalidad defensiva y a emociones de confrontación.

HÁBITO 5

Buscar primero entender, Luego Ser Entendido. Cuando escuchamos con la intención de entender a los demás, no de que nos entiendan a nosotros, iniciamos una comunicación genuina y construimos relaciones. Entonces, las oportunidades para hablar abiertamente y ser comprendidos se darán de una forma mucho más natural y sencilla. Buscar entender exige consideración por el otro; buscar ser entendido exige coraje. La efectividad reside en el equilibrio o la combinación de los dos. Buscar primero ser entendido. Estas personas afirman primero su punto de vista, a partir únicamente de su autobiografía y de sus motivos, sin procurar comprender al otro primero. Juzgan a ciegas, sin haber diagnosticado el problema.

HÁBITO 6

Sinergizar. Las personas sinérgicas buscan la tercera alternativa con los demás: no mi manera, no la manera del otro, sino una tercera vía que es mejor de lo que ninguno de los dos conseguiría por separado. La sinergia es el fruto del respeto, aprecio e incluso celebración de las diferencias del otro. Consiste en resolver problemas, aprovechar oportunidades y superar las diferencias. Es la cooperación creativa que permite que 1+1=3,11,111… o más. Concesiones, huída o lucha. Las personas inefectivas creen que el todo es menos que la suma de sus partes. Intentan “clonar” a otras personas a imagen y semejanza. La diferencia del otro se interpreta como una amenaza.

HÁBITO 7

Afilar la sierra. Las personas efectivas se renuevan constantemente en las cuatro áreas vitales: física, social/emocional, mental y espiritual. Esto aumenta su capacidad de vivir los otros hábitos de la efectividad. Desgastar la sierra. Las personas inefectivas carecen de un programa de renovación y mejora personal y acaban perdiendo su ventaja innovadora.

A %d blogueros les gusta esto: