Sí, has leído bien, “No necesitamos creer en Dios para crear un mundo de paz y armonía.”

Ya sabemos que esta sentencia puede generar mucha polémica y controversia.Para nada estamos hablando que exista o no Dios, (o como lo denomines en tu caso particular), ni vamos a entrar en esa discusión. Sólo estamos proponiendo que lo que creamos sobre su existencia o sobre él, no es tan relevante para que podamos crear un mundo que reine la paz y el equilibrio, vivir en armonía.

¡Sólo necesitamos creer en la Vida! Y puedes creer en la Vida, porque ¡estás viviéndola!…¿o acaso no estas vivo?…o mejor aún, ¿acaso no eres Vida?. ¡Puedes observar y experimentar vida por doquier!

La gran diferencia, es que la Vida la podemos experimentar, podemos observar su funcionamiento, sus principios, sus flujos,…y podemos aprender mucho de ella para aplicarlo en nuestra manera de vivir, en nuestra sociedad, en nuestro mundo, en nuestras creaciones.

 

 

¿Dónde observas mayor paz, equilibrio y armonía que en la propia vida, en la naturaleza? ¿Acaso piensas que los seres humanos, por el momento, podemos hacerlo mucho mejor?

Por contra, sobre la existencia de Dios, se han escrito muchas cosas, y hay multitud de creencias…De hecho, gran parte de nuestro mundo actual se han construido en base a lo que creemos de Dios,…y que hemos conseguido: un mundo de crisis, violencia, guerras, asesinatos,…

 

 

Pero, ¿de dónde vienen esas creencias?¿las puedes validar/observar de alguna manera?¿las puedes experimentar? Y con estas preguntas no ponemos en duda la existencia de Dios, sino en la validez de las creencias sobre él, y lo más importante, si donde nos ha llevado es donde queremos llegar.

Muchas de esas creencias son verdades no demostradas y en algún caso, falacias hábilmente utilizadas por grupos de poder para generar el miedo en las personas, y ya hemos dicho en numerosas ocasiones que el ¡miedo nos desconecta con nuestra esencia!

Algunas de las falacias más importantes sobre” lo que quiere Dios” que nos han llevado a construir el mundo actual son:

  1. Dios necesita algo, necesita que los seres humanos hagan cosas para él (lo alaben, se sacrifiquen,…).
  2. Dios puede no obtener lo que necesita.
  3. Dios nos ha separado de él porque los seres humanos no le han dado lo que necesita.
  4. Dios aún necesita algo con tanta desesperación que espera que los seres humanos, desde su separación, les de lo que necesita.
  5. Dios castigará a los seres humanos si no cumplen sus designios.

Pero es tan incongruente con otras creencias de los mismos dogmas:

¿Un Dios todopoderoso que necesita algo, o que no puede obtener lo que necesita?…¿Tiene Sentido?
¿Un Dios lleno de amor y compasión que castiga y destruye?…¿Tiene sentido?
¿Un Dios que regala el libre albedrio (la libertad de decidir) pero que ordena cumplir sus designios?….¿Tiene Sentido?

Reflexiona sobre ello. Posiblemente llegarás a la conclusión de que son creencias contradictorias, y podrás preguntarte, ¿Qué pasa cuando hay creencia contradictorias?

 

 

Esas falacias han creado mucho dolor y destrucción en el mundo. Y lo curioso, es que a día de hoy, todavía siguen vigentes.  Volvemos a repetir, no estamos diciendo que creas o no en Dios, sino que revises tus creencias esenciales sobre él, que no te generen miedo, que no te generen límites, que no te impidan realizarte en aquello que quieres convertirte. 

Ahora bien, no hay únicamente falacias sobre Dios (difíciles de validar ya que forma parte de la metafísica y no podemos validar de alguna manera fácil), sino que también se han establecido falacias sobre la propia Vida.

  1. Los seres humanos están separados unos de otros.
  2. No hay suficiente para todos.
  3. Para obtener aquello de lo que no hay suficiente, tenemos que competir.
  4. Algunos seres humanos son mejores que otros.
  5. Esta bien que los seres humanos resuelvan sus conflictos graves, creadas por las falacias anteriores, matándose unos a otros.

Si pararás a SENTIR, Sentirte a ti, Sentir la Vida, observar la vida, si lo haces profundamente y con toda tu intención, puede que llegues a ver que la vida no es así y por lo tanto puede que estas creencias estas fundamentadas artificialmente. ¿Puede que se fomente la separación entre nosotros? ¿Puede que nos hagan ver que no hay suficiente?

Ambos grupos de falacias contribuyen a generar un mundo de profunda y brutal violencia, gran dolor y un continuo terror.

 

 

Creemos que el mundo, otras personas nos aterrorizan, pero la verdad es que son nuestras creencias lo que nos aterrorizan. Recuerda que ya hemos hablado en otros artículos que las creencias generan nuestras emociones y nuestras conductas.

Por lo tanto, debemos cambiar nuestras creencias para conseguir un mundo de paz, armonía y alegría.

No hace falta hacer grandes cambios en las condiciones y pautas políticas o económicas, debemos trabajar en nuestras creencias, creencias que tengan sentido, que generen prosperidad, que generen belleza, y tenemos la misma vida como referencia y llegarán, de forma natural, de forma fluida e imparable las nuevas condiciones en el mundo.

Revisa tu visión de la vida, tus creencias más esenciales, fíltralas por tu SENTIR y ponlas al servicio de tu más elevado propósito.

Puedes creer o no creer en Dios (hazlo o no si eso te da Paz , tiene sentido para ti y te empodera), pero creemos firmemente que nunca deberías de dejar de CREER, AMAR y CONFIAR en la VIDA. ¿NO CREES?.

De hecho, para aquellos que creen en Dios, cabe la posibilidad que la Vida sea la representación física de Dios (o como lo quieras llamar…) pero eso, en el fondo, creemos que no importa para que vivas en plenitud.

¡Necesitas VIVIR y la VIDA te necesita a ti, en todo tu esplendor!¡Sólo necesitas hacerte caso a ti, a tu SENTIR!

 

Nota y reconocimiento: Las falacias están adaptadas del libro “Conversaciones con Dios” de Neale Donald Walsch

Puedes aprender más en nuestros talleres vivenciales y en el libro "El PODER del SENTIR en tu día a día"

A %d blogueros les gusta esto: