En nuestros talleres y actividades nos encontramos en muchas ocasiones con personas maravillosas y con un gran potencial pero que viven en la insatisfacción constante de no encontrar la «claridad absoluta» sobre qué hacer, cómo proceder, a pesar de que en el fondo, hay una parte que si que lo saben o sienten. En algún momento de nuestra vida, alguno de nosotros lo hemos experimentado.

Se encuentran en un circulo infinito de búsqueda, donde no consiguen nunca saciar su sed a pesar de ir obteniendo experiencias y conocimientos de gran valor. Quizás algunos buscan que la certeza absoluta que «necesitan» venga del exterior, u otros quizás se hayan convertido en coleccionistas de varitas mágicas sin darse cuenta, quizás les aterrorice decidir, u otros quizás no se atrevan a avanzar con lo que ya tienen y releguen ese paso tan importante,…o cualquier otra circunstancia que les lleve a continuar con esa búsqueda eterna.

 

 

¿Sientes que estás en búsqueda eterna?¿Estás cansado de ello?

La eternidad es fustrante, es agotadora y es interminable. Nos come. No podemos pensar en algo tan inmenso.

Necesitamos descanso, paz, principios y fines. Ciclos de vida que nos traigan paz y comprensión y encajen en nuestro entendimiento vital.

El problema de estar en constante búsqueda, es que no hay paz, nunca es suficiente.

¿Por qué se produce el problema? ¿Por qué esa búsqueda constante?

Muchas veces el problema es que no sabemos lo que buscamos y otras veces porque cuando hayamos las respuestas a nuestras preguntas no somos capaces de escuchar y asimilar dichas respuestas. Frente a la fustración de la búsqueda eterna, esta la paz de quien no busca porque ya ha encontrado.

Si estas en búsqueda constante, analiza, reúne todos tus hallazgos, tus experiencias vitales, visualízalas como si fuera un puzzle, párate, céntrate en lo que tienes y trata de comprender, pero no analices demasiado, se trata más bien de hacer una composición de encajar aquello que te resuena, aceptar, de quererte más por todo lo que eres (que he sacado de esto, en que me ha convertido, que me sirve para ser quien quiero ser, que resultados me da,…).

Párate, quizás toca respirar, descansar, y agradecer tu pequeño saco de experiencias recopiladas de sabiduría aprendida y de sonreír a la vida y sentir y decidir vivir en paz y plenitud.

Intenta crear, vivir a partir de lo que has conseguido. Y pasa a la acción. Prueba. ¡Atrévete!. Es el siguiente paso en el ciclo. ¿A caso tienes miedo?

No busques tanto fuera, seguramente ya has obtenido suficientes ingredientes para el siguiente paso.

Es momento de componer con todo lo que ya has obtenido.

La Búsqueda te genera ansiedad, transmútala en tranquilidad a partir de tu creatividad.

La luz la vas a generar tu con tu brillo. La certeza viene de tu SENTIR. Actúa con coherencia y ¡vive la aventura!

Puedes aprender más en nuestros talleres vivenciales, Webinarios, cursos on-line y/o en nuestros libros "El PODER del SENTIR en tu día a día", "El Viaje Chamánico, un pasadizo a tu SENTIR (Mundo Interior)"

A %d blogueros les gusta esto: