En muchos escritos que realizamos en GestiónVitalHoy utilizamos el concepto de SENTIR. Es un concepto esencial que quiero aclarar en este artículo para que no haya confusión con otros conceptos como “emoción” o “sentimiento”. El SENTIR tiene un sentido mucho más trascendental y consideramos  que es fundamental integrarlo y ponerlo en práctica en nuestra vida. En nuestra sociedad actual hacemos caso omiso e incluso ridiculizamos el SENTIR en pro de abusar e idolatrar a la MENTE RACIONAL (nota 1).

SENTIR es comprender y ver desde el corazón (nota 2), desde la profundidad del SER, desde la pureza. Es agua cristalina que fluye.

No se puede SENTIR sin calor, con el corazón congelado.

Sentimos todos.

El SENTIR NO es Emoción o Sentimiento. El Sentir se procesa con el Ser. Está alineado y equilibrado. Da sentido a tu vida. Una emoción está a flor de piel. El Sentimiento es más un estado.

SENTIR es lenguaje del Alma, Comunicación con el Ser. Cuando el sentimiento es tan profundo que se enraiza en el alma de la vida.

El SENTIR surge de nuestro centro y lo genera nuestro Ser. El SENTIR es comunicación pura, no manipulada, como el agua cristalina de una fuente en la montaña, nos indica la esencia de como actuar, como decidir, como elegir. El SENTIR genera la idea primera que subyace por debajo de los pensamientos pero queda ofuscada por la maraña de creencias y patrones impuestos. Muchas veces se presenta en forma de intuición, otras de corazonada, otras en tener certeza de algo sin saber porque, otras de sensaciones…

NO SENTIR es cerrarse a esa comunicación. Desdibujarse el alma. Vivir como un autómata a lo ajeno a nosotros. Con el corazón frío o por el corazón movido por emociones viscerales que ocultan nuestro verdadero SENTIR. Sordos a la vida. Ciegos a nuestro anhelo. Sin percibir la grandeza de nuestra vida. Sin inmutarnos ante la caricia del presente. (Es como si estuvieras atrofiado a los sentidos)
¿Cuantas veces te arrepientes de comportarte como lo haces?

El SENTIR es la brújula que está en tu interior y todos y cada una de las personas humanas tienen a mano esta herramienta, este filtro para poder proceder en su vida. SENTIR, es VIVIR en mayúsculas.

Sin SENTIR, la vida carece del sentido vital. Es tan sencillo de comprender!! Para dar sentido a tu vida, para seguir tu camino, para disfrutar, comprender tus experiencias con plenitud, debes recurrir al SENTIR.

Sin embargo, nos cerramos al SENTIR. Nos cerramos a conocer nuestra propia verdad, nuestra propia visión. Partimos en un viaje como el Boeing más equipado tecnológicamente, pero hacemos caso omiso a todos los indicadores que en el Panel de Control nos muestran algo que simple a simple vista no vemos. Nos da pistas de que botón hemos de utilizar para llegar a nuestro rumbo fijado.

Con el SENTIR nos llega precisamente confirmación certera de lo que nos hace fluir, de lo que debemos experimentar, …

Si cerramos los ojos a esta brújula interior dejamos sin rumbo, viajamos a un destino que no nos pertenece. Nos impedimos saborear el viaje y no escogemos con conciencia. Y si nos negamos completamente, nos cegamos e incluso podemos derivar a estrellarnos a un choque frontal.

Tu brújula interior del SENTIR te habla sin necesidad de palabras. Te hace ver sin necesidad de ojos, y escuchar sin necesidad de oídos, más allá de los sentidos corporales.

Tu brújula interior del SENTIR te aporta certeza, es un saber que te aporta confianza. Cuanto más espacio le dedicamos en la vida, más poderosa se vuelve, en intuición, en creación de vida, en aceptación de vida, y finalmente en vivir con amor nuestra vida pues acabamos amando toda experiencia en nuestro estado alcanzado.

Es verdad que al SENTIR te expones a SENTIR en toda la amplia gama que comporta también la vivencia de experiencias y aprendizajes que marca tu agenda del alma, pero se trata de vivirlo para aprender, superarlo, y no evitarlo y evolucionar. Aprende a leer tus mensajes. Ellos están ahí aunque tu evites abrir tu carta.

¿No quieres conocer tu verdad?

¿No quieres disponer de todos lo colores para pintar tu cuadro? Entonces tu cuadro no será el mismo.

Alguna vez hemos conectado con ese SENTIR ante la sonrisa de un niño, la majestuosidad de una montaña, con la mirada de la persona amada, el abrazo de la madre.

Llegar a SENTIR esa armonía, esa paz, ese equilibrio, esa alegría vital que da el saber que la vida es bella, hermosa tanto en la salud como en la enfermedad, comprender que también “la sombra” es necesaria.

SENTIR es vivir por los ojos, por la piel, por el sabor, por el alma.

SENTIR es darse cuenta que compartimos la vida con todos, con !TODO!.

Sentimos cuando sabemos que todo esta bien así, cuando no podemos evitar dibujar sonrisas y regalarlas, la calidez te embarga.

Vuelve a SENTIR y activa tu Brújula Interior.
SIENTE tu vida y vive con sentido.

(1) Lo curioso es que la MENTE RACIONAL es programable puede ser manipulable e incluso impuesto, el SENTIR es puro y propio, no puede ser modificado ni impuesto.
(2) ¿Sabías que en el corazón tenemos cerca de 40.000 neuronas?