El Rising es muy sencillo. Muy universal. Una “plaga” buena que se extiende. Un antidoto ante el miedo y los valores que rigen nuestra sociedad.

El Rising consiste en tomar conciencia y practicar la risa para sentir y tener el deseo de contagiar.

El Rising esta desprovisto de toda etiqueta. De que se necesitan maestros. De que está destinado a unos pocos.

El Rising es universal. Es de Todos. Es sentir lo propio e innato.  Es utilizar nuestro mecanismos naturales para sanar y vivir.

El Rising es la decisión consciente de reir, la práctica de esa decisión y el compromiso de uno mismo y con el entorno para practicar rising para uno y para contagiar a muchos.

La onda expansiva es posible. Una vez entras en conexión con el reir, llegas al sentir directo, sin máscaras, con tu ser y eso nos convierte de nuevo en nuestra versión más auténtica que nos lleva a conocernos en esencia y por tanto a reconocer nuestros dones y a querer compartirlos a trazar nuestra vida en comunidad de una manera más auténtica.

 

 

No hay pues maestros del rising pues todos en potencia somos maestros.

El momento de reconexión tras la risa es pues muy importante, pues es cuando anclamos y nos empoderamos de la fuerza y plenitud de nuestra pura esencia de dicha y alegría. Sentimos que el corazón manda y que tenemos la energía suficiente para vivir desde esta perspectiva.

 

A %d blogueros les gusta esto: