Se ha hablado mucho sobre distinguir lo importante versus lo urgente. Tenemos diferentes métodos para poder distinguir como actuar entre los diferentes tipos de clasificación de actividades.

Ahora bien, ¿cómo identificamos que una cosa es importante? ¿De dónde surgen los criterios?

En mi experiencia profesional me he ido encontrando con muchas personas especialistas en generar constantemente actividades “importantes” y además en la mayoría de ocasiones “urgentes”, cuando desde una perspectiva global, se veía claramente que esta clasificación no tenía ningún sentido ya que no aportaban ningún valor al proyecto o no eran necesarias,…pero si se intuía que generaba una situación que satisfacía en el fondo a la persona, que la hacia sentirse “importante” y “protagonista principal”, ya que muchas cosas dependían de ella aunque en verdad muchas de esas cosas no aportaban nada al proyecto, sino más bien al contrario.

Por lo tanto, por muchos métodos de gestión efectivos que tengamos, si la clasificación de base que haga la persona ya es incorrecta, no nos va a servir de nada.

Para no caer en la paradoja de clasificar incorrectamente, una propuesta que hago es que sepamos diferenciar lo que es Esencial de lo que es “importante” (falsa importancia).

Lo Esencial es todo aquello que necesitamos de forma indispensable para vivir una experiencia o para realizar una actividad o proyecto.

Lo importante” es todo lo que no necesito de aquello que me es esencial, en realidad no lo necesito, seguramente me he dejado creer que me hace falta pero en realidad así no es. Lo esencial es lo que realmente te colma y sacia.

Muchas veces prevalece la necesidad de generar situaciones para dar importancia a la persona (ego) que esta realizando la clasificación. “La importancia” muchas veces viene de un origen diferente de lo esencial. Lo esencial tiene que ver con el SER, nace de dentro, mientras lo importante nos viene de fuera, nos proyecta, nos compara, nos quiere hacer diferentes, en contra de lo esencial que une, mira el bien común.

Lo esencial llega a lo profundo, por ello es simple.

Mira la diferencia de decir, eres importante para mi o eres esencial para mi. ¿Qué sientes en cada caso?

“Lo importante” viene de fuera, es adquirido por el ego, me hace más, más grande, más fuerte,…más, más… se expande hacia afuera…mientras lo esencial va hacia adentro. “importante” implica más máscaras, más añadidos, mientras que esencial es más desnudo y más autenticidad. Esencial tiene que ver con la misma raíz que lo define, tiene que ver con la esencia, con el SER, el SENTIR, sin embargo “lo importante” hace referencia a cómo nos van a ver desde fuera, siempre generando separación, distinción.

En base a mi experiencia, los proyectos que han fluido con más éxito son aquellos en que se ha focalizado en los aspectos que eran esenciales (simplificar, sencillez, cosas que funcionan, bien común,…) y se ha sabido eliminar o bajar el nivel de “importancia” aquellas cosas que eran superfluas y que claramente se generaban desde otras necesidades y que solo hacían introducir complejidad, más esfuerzo, más ruido,…

Lo esencial es sencillez, es simplicidad, es suficiente, es óptimo (la sencillez y lo simple tiene una belleza intrínseca).

“Lo importante” normalmente genera estrés negativo. Tendemos a identificar tantas cosas “importantes” que por mucho que sepamos gestionar lo importante de lo urgente, siempre estamos sobrepasados.

Dependiendo de nuestro estado interior tendemos a identificar cosas “importantes” o cosas esenciales.

Por lo tanto, sería interesante pararnos a pensar que es verdaderamente esencial para nosotros, pero no desde la perspectiva de lo exterior, lo que supuestamente el mundo nos dice que debería ser, sino desde nuestro interior, que sentimos que es esencial y en cada faceta de nuestra vida (economía, familia, aficiones, relaciones,…) sepamos diferenciar desde el SENTIR que es lo esencial para nosotros…seguro que podemos simplificar muchas cosas y encontrar paz y sencillez en el día a día.

“Lo importante” es perecedero…lo Esencial permanece con nosotros, impregnado en nuestra experiencia vital.

Ya lo sabes, si quieres desestresarte un poco, deja de generar cosas “importantes” y céntrate en lo esencial.

Todo aquello que es complicado de forma antinatural, que genera problemas donde no los hay, eso es “importante”. La vida es mucho más sencilla, más fluida. Observa la propia naturaleza.

¿Qué quieres ser “importante” o Esencial?

A %d blogueros les gusta esto: