Confía y déjate fluir. Busca tu propia Luz. Tu propósito personal. Si estás en búsqueda, la luz de las estrellas, el abrazo estelar, te brindará la llave al conocimiento, al sentir que te puede ayudar a obtener paz a tu búsqueda. Mucha paz, calma de espíritu y energía renovadas te llevarás al pasar por esta experiencia. Siéntete libre. Necesitas sentirte libre, sentirte bien, sentirte capaz de recorrer el mundo si ese es tu deseo. Al mirar el cielo estrellado ya no hay límites, ni fronteras, ni peros. Puedes subir a tu estrella fugaz, a tu estrella guía, a tu estrella amiga; e iniciar el camino a tu meta, brillando con luz propia.

Ser eres, ser especial eres. Ser hermoso eres. Siente que eres. Siente que estás aquí. En verdad vives. En verdad sientes. En verdad amas. Todo el Universo es tu familia. Estáis hermanados.

Que el baño de estrellas, que la lluvia de estrellas moje tu Alma, te empape de sabiduría ancestral, te colme de dicha. La paz estelar está contigo. La fuerza estelar te guía. La belleza estelar nos conecta.

Eres y somos. Siente la semilla de estrellas en tu pecho, en tu centro. Siente tu calor, tu luz, tu energía, tu saber. Así, conéctalo cada día con sonrisas, con la complicidad de saber que estás aquí con un sentido, que eres la pieza de un gran puzle infinito hacia adentro, infinito hacia afuera y sin ti nada sería lo mismo pues todos en nuestra esencia aportamos la armonía necesaria. Sé pues feliz y disfruta del presente, del regalo recibido de las estrellas.

Las estrellas del ayer, del ahora, del mañana. Pues en verdad todo es una espiral constante de vid en evolución y movimiento. Somos ondas en un estanque dorado de agua luminosa. Somos música vibrando en la canción más bella jamás creada. Sentir que formamos parte del TODO. Sentirlo y gozarlo. Y a partir de saberlo, vivir en consecuencia, en coherencia.

Montse Clemente – Gestión Vital Hoy