El estrés se ha convertido en un enemigo implacable en especial en las grandes ciudades.

Sin duda habrás podido comprobar que estar en contacto con la naturaleza te resulta muy saludable, pero no he descubierto nada que actúe tan intensamente para reducir el estrés,nada que devuelva con creces la calma perdida, como los baños de estrellas.

 

¿Y qué es eso tan novedoso? No se trata de identificar la Estrella Polar o admirar las constelaciones en el Firmamento. Va más allá.

 

Los baños de estrellas  consiguen  conectarnos con el Universo, directamente, de tú a tú, y apartarnos del estrés. Ayudan a relajarnos de tal manera que nos liberamos de la sobrecarga del día a día, de nuestra mente saturada y de repente empezamos a sentir más las emociones, a tener sueños, a ser más creativos. Es como si recuperásemos nuestro equilibrio, nuestro centro. Por tanto, nos ayuda a mirar el mundo desde otra perspectiva, a llenarnos de buena energía.

 

La inmersión en el baño de estrellas es un ejercicio factible para todo el que quiera disfrutar de la experiencia, pero tiene sus pequeñas reglas:

 

*Lo primero es buscar una zona oscura y despejada sin contaminación lumínica, alejada de la luz de la ciudad para poder alzar la vista y estar a solas con el Universo.

 

*No se necesita  ni poseer sofisticados equipos telescópicos ni acudir a riscos casi inaccesibles: algo de ropa de abrigo o una mantita, una esterilla o una hamaca para tumbarse y algo caliente para tomar y contrarrestar el frescor de la noche… este es el kit básico para disfrutar de la Vía Láctea.

 

*Hay que escoger una fecha adecuada, con buenas condiciones meteorológicas. Muy recomendable en verano.

 

*A ser posible conviene previamente inundarnos  de naturaleza, prepararnos con ejercicios de respiración, de movimiento corporal, para ayudar a estar más abiertos a la percepción, al abrazo del Firmamento.

 

*Es imprescindible situarse cómodo, estirado, con el cielo enfrente como espejo. Sin prisas.

 

* Móviles apagados y cámaras fotográficas fuera de uso. Buena disposición para hacerlo en silencio, especialmente si se comparte en grupo.

 

Aunque puedes dejarte guiar por tu intuición natural, es interesante que alguien que conozca la práctica te guíe porque ayuda a obtener el máximo de la experiencia. Eso es lo que hacemos en el Refugi dels Estels..

 

Primero, porque el Refugi está ubicado en una situación excepcional, en  el  Parque Natural del Montsec, declarado Reserva Starlight por la Unesco, uno de los cielos estrellados más espectaculares del mundo. Eso nos ha brindado la oportunidad de vivenciar y desarrollar esta práctica que ahora te presentamos, y hemos podido preparar el marco necesario para facilitarte que puedas disfrutar con comodidad de la actividad, incluso con el recurso de fogatas en los meses más fríos.

 

Y además de acompañar el entorno, también realizamos una preparación interna. Nuestro taller previo de introducción al chamanismo universal esta diseñado a tal fin, para conectar con el corazón y el lugar, y más tarde con las estrellas.

 

Nuestra experiencia es que cuando empiezan los baños, el tiempo se detiene. Al acabar nadie comprueba nuestras constantes vitales, ni niveles de cortisol para medir nuestro estrés, pero lo que allí seguro se respira es paz.

Quizás ahora que se acerca como cada año el espectáculo de las Perseidas, la lluvia de estrellas de agosto,  cuya mayor intensidad se da entre el 10 y el 13 de este mes, sea un buen momento para hacer la escapada, sin duda vale la pena. ¡Te esperamos!